Martes 25 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Priman los sentimientos

Columnista: Jaime Calderón Herrera

Hay una nueva ciencia y trata del análisis de sentimientos. Maya Angelou nos dice que aprendió que la gente perdonará lo que se le diga, lo que se le haga, pero no olvidará cómo se le haga sentir. Por tal razón, añado yo, las grandes corporaciones nos venden la promesa de experiencia con sus productos. Carneige afirma que cuando tratamos con la gente, no interactuamos con criaturas con lógica, sino con criaturas emocionales. Es así, que hemos llenado un mar creciente de datos constituidos por opiniones, visiones y cualquier cantidad de expresiones “on line” que impactan la conciencia colectiva de los usuarios de la internet.

El mundo de la computación no es ajeno a esta realidad y se empeña en traducir la vaguedad de nuestros sentimientos en datos “hard” de computación.

Los principales usuarios de esta nueva ciencia son las aerolíneas, los restaurantes, el sector financiero y los grandes almacenes. El Partido Comunista chino ha considerado estratégico el desarrollo de la Inteligencia Artificial, y ha obtenido avances importantes con las cámaras de reconocimiento facial, identificando delincuentes, solo que recién vienen cruzando expresiones faciales con estados de ánimo, de la misma manera como lo hace Sofía, el robot japonés.

Sitios del primer mundo han empezado a utilizar las encuestas de satisfacción de pacientes, en el ámbito hospitalario y ambulatorio, como la data más extensa y relevante, que muestra la emoción humana respecto al cuidado de la salud. De allí que las relaciones humanas complejas entre el personal de la salud y entre estos y los enfermos viene cobrando un papel primordial, tanto que el grado de sentimiento puede llegar a ser el principal indicador por encima de los indicadores tradicionales de satisfacción, como comida, limpieza, oportunidad, etc.

La conversión de comentarios (datos desestructurados) en datos susceptibles de análisis mediante software de procesamiento de lenguaje natural, permitirá asignar un puntaje acorde con la fuerza emocional de los mismos, y rastrear tendencias sentimentales en el tiempo. Sin duda, el análisis de sentimientos demostrará lo que ya sabemos con relación al deber ser de la relación médico paciente, y es que entre ellos debe haber por sobre todo empatía, comunicación y compasión.

Autor:
Jaime Calderón Herrera
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad