Publicidad
Dom Nov 19 2017
19ºC
Actualizado 07:08 pm
Martes 22 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

Leonel y el Pot

Columnista: Jaime Calderón Herrera

Mire usted: si nuestro equipo hubiera perdido 0-1 con Bolivia, le hubiera ganado a Venezuela 1-0 y hubiera empatado con Argentina 1-1, hoy sumaríamos 4 puntos, 2 goles a favor y 2 en contra, con balance 0 y Leonel sería un genio. Tenemos los mismos cuatro puntos, el mismo balance en goles, pero a un Leonel cuestionado.


Si dejan a Leonel, el seleccionador tendrá mucho tiempo para implementar su idea y ojalá clasificarnos al mundial.


Un alcalde también está obligado a implementar la idea de gobierno que haya expresado en la campaña y como seleccionador que también es, escoger su equipo.


El alcalde Fernando Vargas adoptó como una de sus líneas estratégicas en su Plan de Desarrollo, la revisión de Plan de Ordenamiento territorial (POT), encargando a la oficina de Planeación, su concertación con el Área Metropolitana, con el Consejo Territorial, con la autoridad ambiental y con la sociedad bumanguesa, antes de presentarla al Concejo, el cual debe someterlo a su análisis y aprobación antes de finalizar este año.


La ciudad desde hace lustros viene sufriendo los efectos negativos de una normatividad que ha permitido la sobre densificación, con implicaciones en la movilidad, el paisaje y la calidad de vida de los ciudadanos y ha permitido el enriquecimiento de los especuladores de la tierra en detrimento de las finanzas públicas ante la ausencia de la aplicación de la plusvalía.


El índice de construcción en Bucaramanga es de 7, lo cual permite que un lote con área construible de 1000 metros cuadrados, pueda construir 7000 metros cuadrados en altura. Esto, en comparación con otras ciudades, es inaceptable: el índice que le sigue en otra ciudad colombiana es de 4.5.


Nadie duda de la importancia de un nuevo POT elaborado con rigurosidad técnica, con criterios fiscales justos, con la concertación alejada de la perversidad de algunos intereses.


Entonces, me pregunto por qué el alcalde designado para suplir la ausencia del anterior, retira de la nómina al líder del proceso de revisión del plan, dejando un nuevo POT huérfano y creándole un riesgo innecesario a su aprobación, a 45 días de culminar su corto encargo.


El alcalde Moreno tiene la potestad de hacerlo, pero debe explicarnos a los ciudadanos cuáles son sus motivaciones.


Así como a Leonel se le pregunta por la ausencia de Falcao, al alcalde Moreno le pregunto: ¿qué pasará con el POT?

Autor:
Jaime Calderón Herrera
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad