Publicidad
Jue Oct 19 2017
20ºC
Actualizado 07:45 am
Martes 03 de Abril de 2012 - 12:01 AM

¡Con la cabeza!

Columnista: Jaime Calderón Herrera

El columnista catalán Enric Sierra  cita al profesor  Josep Lluis Micó,  quien en una de sus conclusiones del trabajo investigativo sobre los valores y las tecnologías de informática y comunicación, afirmó  que: “en el entorno virtual, los adultos, tienden a comportarse como adolescentes y con escalas de valores distintas, como si estuvieran en un mundo nuevo”.


Sierra se refería a la controversia desatada en el Reino Unido a propósito de la condena a 56 días de cárcel a Lyam Stacey por haber divulgado en su Twitter un comentario racista con motivo del síncope sufrido por el futbolista Fabrice Muamba durante un partido. Stacey además se encuentra en proceso disciplinario en la universidad donde adelanta sus estudios, el cual podría concluir en su expulsión.


Pareciera que la medida fuera excesiva, cuando lo cierto es que lo excesivo es el racismo y la xenofobia.


Las nuevas tecnologías permiten  grados de ocultamiento para expresar cobardemente lo que no se atreven a decir de frente o  para vituperar desde la tranquilidad de la impunidad.


Soy un admirador, usuario y amigo de las TIC y de las redes sociales, pero recuerdo siempre la caricatura aquella donde un hijo le dice y le pregunta a su progenitor: padre ya tengo I Pad, Twitter, Facebook, para hacer  mis tareas. ¿Que usabas tú? Y el padre le responde: ¡la cabeza, hijo!


Sería muy recomendable para Colombia una justicia ejemplarizante en materia de los abusos cometidos con los trinos y demás redes sociales, pero no me hago ilusiones  en un país donde hay antecedentes a favor del poder y existen jueces como Carmen Johana  Rodríguez quien de acuerdo con el video publicado por El Tiempo y por Noticias Uno, demostró su inmadurez, su audacia jurídica, y dejó la sensación de sesgo, durante la audiencia en la cual intentó sustentar su decisión de levantar la orden de captura (por contumacia) contra Luis Carlos Restrepo, lo cual la hizo acreedora de una denuncia por prevaricato.


¡Qué tan cerca vivimos de la impunidad y que tan lejos de la justicia!

Autor:
Jaime Calderón Herrera
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad