Publicidad
Vie Nov 24 2017
20ºC
Actualizado 08:20 pm
Martes 24 de Abril de 2012 - 12:01 AM

El yesterday de Manuel

Columnista: Jaime Calderón Herrera

Pocos días antes de darme la mano por última vez, Manuel me saludó un  mañana  antes de entrar al quirófano, diciéndome: “Profe, le traje esta edición especial de Los Beatles, (The  Journey), para que la copie, pues tiene una buena reseña y una selección muy buena de  canciones “. Cinco meses después, emprendió el viaje  (The Journey) al infinito, dejándome  el recuerdo de  quien fuera un  magnífico colega,  apasionado por la medicina y por la música.


El actual presidente de la Sociedad Europea de Cirugía Cardiovascular, músico y cirujano, en su discurso de posesión nos habló con documentación  científica, cómo el cirujano, durante sus  actividades profesionales, activa las mismas áreas cerebrales que el músico, como lo demostraban múltiples estudios de  resonancia nuclear magnética. Su tesis fue la de que la música mejora las habilidades quirúrgicas.


Meses antes había leído un artículo en revista científica, en el cual se pretendió demostrar mejores resultados de un cirujano  cuando interviene escuchando la música de su preferencia.
Manuel Lindarte siempre buscó la excelencia, su vida fue una carrera de obstáculos que superaba  con decisión, constancia, perseverancia y convicción.  Estudiante brillante y melómano consagrado, decidió ser  cirujano cardiovascular, lo cual logró con brillo, poco tiempo antes de reunirse con Lennon y Harrison.


Fue mi alumno y luego mi compañero. En ambas ocasiones lució una personalidad caballerosa, un apego a la ciencia y un conocimiento  profundo por la música, en especial, la de Los Beatles. ¡Cómo hubiera gozado en el concierto de Paul McCartney! ¡Cómo gozó del conocimiento médico!


Manuel cumplió  sus metas; sus  deseos  pendientes se los llevó para otra dimensión. Dejó su impronta entre sus compañeros, sus allegados, su familia y sus pacientes. Se vive mientras se es recordado, y en nuestro caso su presencia vive en el quirófano  y en la propia existencia de Los Beatles, su gran pasión.


Ayer operábamos juntos, hoy ya no acude a la cita del quirófano y de su música.  Liberado de las dificultades terrenales, lo recuerdo con la letra de  un clásico:


Yesterday, /All my troubles seemed so far away, /Now it looks as though they’re here to stay/ Oh I believe in yesterday.


Vivió con seriedad y alegría superando barreras. La última vez, decidió pasar a la eternidad con el optimismo que lo caracterizó.

Autor:
Jaime Calderón Herrera
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (11 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad