Publicidad
Sáb Oct 21 2017
24ºC
Actualizado 11:26 am
Lunes 07 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

¡Voto electrónico!

Columnista: Jaime Chavez Suarez

En el camino de construir para el país una democracia más auténtica, se precisa de adicionar mejoras en el proceso electoral que la haga más transparente a los intereses de todos los ciudadanos en lugar de generar, como ha ocurrido en la última jornada electoral, profundas manifestaciones de inconformismo sustentadas en hechos que dejan ver las debilidades de nuestro sistema. Una democracia que invite a la presencia masiva de la población en las urnas se constituye en el mejor argumento para combatir los vicios que puedan aquejarla. No existe efecto más nocivo para la consolidación democrática de un sistema, que la escasa participación ciudadana. Una baja votación señala la debilidad de las bases sobre las cuales se construye la institucionalidad del Estado.

La mejor manera de derrotar la abstención y convocar a la disputa del poder, a través de los partidos políticos, es garantizar que los comicios electorales estén protegidos de los intentos de fraude que pretendan adelantarse. La cultura política, tan difícil de adquirir en nuestro medio, permite la puesta en funcionamiento de prácticas que no contribuyen a elevar el grado de comprensión cívica que demanda un proceso electoral. Durante las campañas se aplican una serie de componendas que en lugar de generar mayores niveles de respeto por el sufragio, lo que contribuyen es a su degradación, hasta convertir la disputa electoral en una feria de prebendas y rapiña por el voto, no cautivando al elector con la profundidad de los programas como debería ser, sino por la sensibilidad del bolsillo, argumento que se acepta como natural donde abundan las necesidades.

Un país emergente en lo económico requiere de una democracia consolidada en lo político para poder adelantar las reformas que la sociedad demanda, ante la enorme desigualdad existente en Colombia. Para lograrlo es preciso que los partidos revisen prácticas como el nepotismo que limita la participación y que en cada jornada es más notorio, recortando con ello otras expresiones democráticas. También conviene limitar el número de períodos en una corporación de suerte que permita oxigenar con nuevas ideas las sesiones de quienes tienen la gran responsabilidad de proyectar el futuro de las regiones.

El voto electrónico, junto con la huella, además de modernizar nuestro estropeado sistema electoral, se convierte en una necesidad para evitar intentos de fraude y eliminar las trampas del carrusel del tarjetón que tanto se menciona. La Registraduría hace grandes esfuerzos presupuestales y de logística para cumplir oportunamente sus obligaciones. Ojalá en las próximas elecciones podamos hacerlo de manera electrónica, disminuyendo así los riesgos a que están expuestas.

Autor:
Jaime Chavez Suarez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad