Publicidad
Mié Dic 13 2017
20ºC
Actualizado 06:00 am
Lunes 21 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

¡Encrucijada griega!

Columnista: Jaime Chavez Suarez

La difícil situación que vienen atravesando los griegos ha encendido las alarmas sobre las implicaciones que podría tener un cese de pagos y la caída de su economía que, aunque no alcanza a ser el 2% del PIB europeo, si genera una enorme desconfianza en el concierto internacional, la amenaza de una economía inviable genera grandes interrogantes sobre el futuro de la unión europea y la consolidación de su moneda única. El mismo modelo de integración se encuentra con mayúsculos obstáculos que deberá sortear, si quiere mantener la zona euro, libre de mayores influencias externas, cuyas repercusiones políticas serían bastante incomodas para la región.

Resulta de altísima conveniencia el acuerdo de refinanciamiento que se está aplicando y que compromete a los griegos a adoptar una disciplina fiscal, tendiente a lograr equilibrio en el mediano plazo. Para ello se debe adelantar una revisión al monto de pensiones, ajustar las edades de jubilación junto con aquellas prebendas originadas en el Estado de bienestar, cuyo esplendor se dio en la década de los ochenta y comienzos de los noventa, cuando los socialistas pasaron la influencia de la economía estatal de un 55% a una participación ligeramente superior al 70% pero con una dinámica y eficiencia por debajo de la alcanzada en otros países europeos, con quienes debe competir.

Grecia tiene unos once millones de habitantes y su territorio equivale a un poco más del 10% del área de nuestro país. Es la cuna de la civilización occidental y de allí provienen las influencias en la historia, la cultura, la filosofía, la literatura, las artes, la estrategia militar, la mitología, así como la ciencia política, cuyo momento histórico alcanzó su máxima expresión entre los siglos V a II antes de la era cristiana. Lamentablemente su economía no pasa por su mejor momento como ocurrió tantas veces en Atenas, Esparta, Corinto.

Ahora depende más de Europa y concretamente de Francia, Alemania y el Reino Unido que junto con Estados Unidos son sus principales acreedores; quienes no están dispuestos a dejarla quebrar, pues, correrían el riesgo de generar una reacción en cadena, llevando el contagio a otras economías como la italiana y la española que muestran señales macroeconómicas muy preocupantes. Es claro que resulta menos costoso financiar la recuperación griega que arriesgarse a dejarlos a la deriva. Ellos saben que su compleja situación amenaza con extenderse, no siendo conveniente para sus vecinos dejarla naufragar, por lo que tampoco se apresuran a apretarse el cinturón. Quieren seguir atendiendo turistas en lugar de cerrar sus puertos.

Autor:
Jaime Chavez Suarez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad