Publicidad
Mié Ago 16 2017
21ºC
Actualizado 10:09 pm
Lunes 02 de Enero de 2012 - 12:01 AM

¡2012, Bienvenido!

Columnista: Jaime Chavez Suarez

El año que comenzamos está fresquito, con olor a nuevo, contiene el aroma propio de lo que vamos a estrenar, nos invita a realizar buenos propósitos que contribuyan a conseguir mejores resultados para todos. Desde luego, no podemos dejar atrás lo que constituye la razón de la existencia humana: somos una cadena sucesiva de acontecimientos que se juntan y generan consecuencias. Lo que hoy tenemos, lo que somos y representamos, no es más que el reflejo del esfuerzo propio, del apoyo recibido por nuestros padres, de la educación y preparación impartida por abnegados profesores dedicados a la formación de las siguientes generaciones, a cuyo objeto dedicaron toda su vida, también, vemos reflejados en los logros, por pequeños que sean, la influencia de tantos compañeros de estudio y de trabajo quienes, mediante una sana emulación, hicieron posible alcanzar mejores niveles académicos y buenos desempeños laborales, hasta forjar la madurez para asumir posiciones de mayor responsabilidad.

Cuando un año llega a su final parece estar cansado, algo así como cuando uno se desgasta y siente que le faltan energías para continuar. Pero, cada año empieza repleto de oportunidades que vamos agotando a medida que avanza el tiempo, muchas veces sin percatarnos sobre lo raudo que transcurre, aunque el día tiene las mismas 24 horas y cada hora, ¡los mismos 60 minutos de antaño!.

Por eso, con el año viejo se deben quedar las amarguras y todas aquellas cosas que no sirven y que hacen daño a los buenos propósitos. Atrás debemos dejar las malas energías, los recuerdos negativos, los rencores que maltratan el espíritu conciliador que llevamos dentro y cuyo accionar produce esa paz interior, tan necesaria e indispensable, para generar espacios de comprensión que conduzcan a nuevos escenarios de concordia y entendimiento.

El año nuevo es vida nueva, solo si de verdad lo tomamos como una nueva oportunidad para superar los obstáculos que hemos tenido, si hacemos de cada adversidad que se nos presente, la ocasión propicia para demostrar el talento y la energía liberadora que cada quien posee, capaz de llevarlo por encima de sus propias expectativas. Cuando se emprenden acciones conjuntas, las sinergias que genera el trabajo en equipo, produce excelentes resultados colectivos, llegando incluso, al asombro de los mismos gestores de la hazaña realizada. Que sea ésta la ocasión para invitar a nuestros amables lectores, a continuar en el empeño de grandes realizaciones. Que el bienestar y la prosperidad sea posible en el nuevo año y que las metas y los propósitos fijados, sean alcanzados oportunamente.

Autor:
Jaime Chavez Suarez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad