Publicidad
Sáb Ago 19 2017
19ºC
Actualizado 07:21 pm
Lunes 06 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

Parques y cultura

Columnista: Jaime Chavez Suarez

Todos tenemos interés en recuperar los parques y que estos espacios puedan cumplir múltiples propósitos, además de servir como “pulmones” de la ciudad, en medio de tanto cemento que nos invade por todas partes.  Los parques simbolizan los principios fundacionales de la sociedad urbana, que se resistía a dejar el campo y se fue concentrando alrededor de una zona común, aceptada en principio como un lugar para el intercambio de productos y simultáneamente como centro de recreación, donde se difundía la cultura regional, hasta servir, también, como sitio de exposición artesanal y recinto ferial en los municipios.

La planeación urbana debe cumplir en la actualidad con grandes exigencias, según las expectativas de los ciudadanos. El número de habitantes cada día aumenta y los espacios públicos deben responder, tanto a esas expectativas como al crecimiento poblacional.  Los procesos de renovación urbana necesitan “oxigenarse” con amplias zonas verdes que mitiguen el impacto que causa la construcción de altos edificios, donde antes había casas y solares.

 Bucaramanga fue conocida, en el siglo pasado como la ciudad de los parques. Un bello título que no supimos conservar y que ahora quisiéramos rescatar. Para lograrlo se precisa del esfuerzo conjunto, comenzando por las autoridades municipales y el apoyo empresarial;  pero, fundamentalmente se necesita el respaldo de la comunidad. El arreglo de parques, su mantenimiento y el buen cuidado demanda de un gran empeño y de colaboración permanente. En este propósito el sentido de pertenencia que exista en el vecindario es determinante. La cultura cívica es necesaria para formar ciudadanos responsables que se apropien de los parques para el disfrute colectivo y que les duela el maltrato dado a la naturaleza, el abandono y la suciedad.

En muchas partes los parques constituyen la principal carta de presentación del municipio, del barrio y aún, de las ciudades.  Son muy variadas las concepciones de estos lugares: desde aquellas que atienden la recreación infantil, estilo Parque de Los Niños, que deben modernizarse continuamente, pasando por modelos interactivos para jóvenes y adolescentes, hasta brindar posibilidades de verdadero descanso en medio de amplias zonas verdes, tan apreciadas por grupos crecientes de ecologistas amantes, también, de practicar el deporte en su territorio.

Ojalá podamos inculcar en la juventud el cuidado y la conservación de los parques, como adorno natural de la ciudad. Los colegios, las universidades, las juntas comunales y las iglesias pueden ayudar a generar cultura ciudadana sobre esta noble causa.

Autor:
Jaime Chavez Suarez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad