Publicidad
Lun Ago 21 2017
20ºC
Actualizado 05:58 pm
Lunes 26 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Finanzas sociales

Columnista: Jaime Chavez Suarez

El uso del dinero es de interés público y le corresponde al Estado su regulación, la cual estará enmarcada dentro de los criterios que el gobierno tenga del mismo y cuya orientación es influenciada por el enfoque dado al modelo de desarrollo escogido por una sociedad. Diversas funciones cumple como medio de pago que permiten expresar las preferencias por determinados sectores económicos, así como la retribución a los factores de producción.  Si queremos una sociedad más igualitaria se precisa, entonces, de una política monetaria incluyente, donde los sectores de menores ingresos tengan la oportunidad de acceder al uso del dinero en condiciones de equidad.  ¿Cómo hacerlo posible?  Existen entidades que tienen una vocación natural por el trabajo con esos sectores populares que requieren del apalancamiento financiero para mejorar su situación, poner en práctica ideas de negocio y adelantar gestiones de emprendimiento tendientes a solventar, por su propia iniciativa, la generación de ingresos para la atención de las necesidades familiares.


Dentro del grupo de entidades encargadas de adelantar verdaderos programas de responsabilidad social e inclusión financiera, tenemos a las cooperativas, los fondos de empleados, las cajas de compensación, algunas ONGs y las sociedades mutuales que desde hace muchos años vienen trabajando de la mano con las comunidades que han sido objeto de la discriminación económica y del marginamiento social. Al Estado colombiano y a sus diferentes instituciones les queda más fácil la aplicación de políticas públicas de inclusión financiera, a través de este tipo de instituciones, en lugar de estar pidiendo clemencia a poderosas organizaciones que privilegian el lucro, ante todo, potenciando el riesgo de las microfinanzas y distanciando a los usuarios de bajos ingresos, de los servicios financieros.


Cuando hemos conocido el estudio del Banco de la Republica sobre la informalidad, en Colombia, es cuando se advierte, plenamente, sobre la conveniencia de una política monetaria incluyente que ejerza una función redistributiva del ingreso hacia los niveles más bajos de la población, de suerte que se mejore, sustancialmente, su capacidad de compra, haciendo crecer, por esta vía, la demanda interna, reactivando con ella la producción y distribución de bienes y servicios en la economía.


Si la torta es más grande, alcanza para atender más invitados, beneficiando primero a los dueños del aparato productivo, quienes realizarán mayores ventas, debiendo invertir en la ampliación de la capacidad instalada que es la generadora de más empleo, incentivando, así, un ciclo provechoso de más impuestos, inversión social, infraestructura y bienestar general, ¡no solo para unos pocos!

Autor:
Jaime Chavez Suarez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad