Publicidad
Sáb Ago 19 2017
22ºC
Actualizado 09:57 am
Lunes 02 de Abril de 2012 - 12:01 AM

¡Endeudamiento!

Columnista: Jaime Chavez Suarez

Algunos analistas consideran los niveles de endeudamiento como un síntoma de lo que puede ocurrir en una economía, señalando la inconveniencia de facilitar transacciones, con aquellos agentes cuya tendencia al incremento de la deuda, se presenta de manera sostenida hacia el alza. ¿Existe acaso un nivel adecuado de endeudamiento? Por lo general ese nivel se mide con relación a los ingresos que se reciben o que se esperan recibir, en los ejercicios de planeación financiera, durante determinado período de tiempo, que puede expresarse de manera diaria, mensual, semestral o anual.


A nivel macroeconómico los indicadores de endeudamiento se miden en proporción al producto bruto, que constituye una manera equivalente de considerar el ingreso nacional con el cual han sido retribuidos los diferentes agentes económicos. ¿Por qué es importante controlar los niveles de endeudamiento? En economía de mercado nada es gratis y como en el capitalismo lo más sensible que tiene el hombre es el bolsillo, entonces, todo crédito tiene un costo, expresado en la tasa de interés que tiende a crecer cuando el nivel de endeudamiento aumenta, en razón a que el riesgo es mayor donde existen niveles de deuda más altos. Si un país no mide sus gastos y éstos son mayores que los ingresos recibidos, es probable que tome deuda para equilibrar su presupuesto, y si persiste en esta práctica muy pronto irá a la bancarrota. Cuando un Estado no logra controlar su déficit fiscal y no encuentra fuentes de nuevos tributos porque la economía entra en recesión, no le quedan más caminos que vender sus activos o adquirir más endeudamiento. Si no existe disciplina financiera hacia la reducción del gasto y la consecución de nuevos ingresos – innovación, conocimiento, reactivación del aparato productivo, exportaciones nuevas-, entonces ocurrirá como en Grecia, o en el peor de los casos se acerca la quiebra y entrará en cesación de pagos, como economía no viable.


Las empresas también acuden al crédito y el apalancamiento financiero, bien manejado, ayuda al cumplimiento exitoso de los resultados que se han proyectado. Técnicamente existen recomendaciones sobre el nivel de endeudamiento que puede asumir una empresa, dependiendo de la seguridad en el flujo de caja, de la liquidez de sus activos, de la actividad económica y del costo de los pasivos, entre otros factores.


Las personas naturales son más propensas a endeudarse y las facilidades de pago junto con las tarjetas de crédito empujan a los consumidores impulsivos a adquirir deudas más fácilmente, sin sopesar muchas veces las consecuencias de comprometer ingresos futuros. El crédito productivo es más recomendable que el crédito de consumo.

Autor:
Jaime Chavez Suarez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad