Publicidad
Publicidad
Lun 2 de Mar de 2015
24ºC
Actualizado 06:01 pm
Sábado 27 de Julio de 2013 - 12:01 AM

Contaminación por ácaros

Los parásitos microscópicos llamados ácaros son vitales para la vida humana. En las noches recorren nuestro cuerpo y medio ambiente, alimentándose de todos los restos celulares, pelos y escamas de piel. Una persona produce aproximadamente un gramo de piel al día que se comen los ácaros en la noche. Al llegar el amanecer buscan donde dormir hasta la noche siguiente. Los sitios donde descansan son los elementos fabricados con materiales orgánicos como los cojines, cubrelechos, felpas y muñecos de niños, mascotas como perros, gatos, pájaros, tapetes y sofás, entre otros. Como todo ser viviente, deponen siendo la materia fecal, junto con la contaminación ambiental del aire, los principales productores de enfermedades en la época actual, causantes del 80% de las alergias respiratorias que presentan los niños hasta los 7 años de vida, cuando han logrado activar una parte principal de sus “defensas”, llamadas en medicina la inmunidad adaptativa. Otra causa productora de estas alergias parecen ser los antibióticos inadecuadamente formulados.

Cuando llega la noche, el cambio climático normal al disminuir la presión barométrica (“sereno”) hace que la deposición de estos arácnidos, junto con el material contaminante del aire, caiga en las camas, colchones y almohadas, respirándolos toda la noche. Éste es uno de los factores que hace que el niño presente empeoramiento de la enfermedad respiratoria en la noche y madrugada. Gracias al cambio climático mundial, los humanos debemos dormir en habitaciones aireadas, amplias y sin ningún elemento orgánico acompañante; los colchones, almohadas y sofás deben ser rellenos de materiales sintéticos como espumas y látex, donde los ácaros no pueden dormir, obligándolos a buscar refugio fuera de nuestras habitaciones. Sin embargo, hoy en día, por el tipo de material con que se construyen las viviendas, disminución de la altura de los techos, cercanía de un edificio con otro en calles estrechas, sin circulación de aire, se produce un microambiente que crea el medio ideal para que el ácaro permanezca en nuestras habitaciones, así retiremos almohadas y similares. La solución de las alergias se ha vuelto un problema de arquitectos, ingenieros, diseñadores y constructores y no de los médicos.

Autor:
Jaime Forero Gomez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (51 votos)
Otras columnas
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Popular content

Publicidad
Publicidad
Publicidad