Publicidad
Jue Sep 21 2017
20ºC
Actualizado 08:10 am
Sábado 08 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Recién nacido en el siglo XXI

Columnista: Jaime Forero Gomez

La investigación en salud obtiene descubrimientos buscando solucionar todo tipo de problemas que afectan al ser humano. Nuevos aparatos, técnicas diagnósticas, procedimientos quirúrgicos, medicamentos diversos buscan prolongar la vida con calidad. Sin embargo, la prevención no ha podido ser desplazada por ningún invento nuevo, previsión que debe iniciarse aún antes de nacer. La epigenética ha podido determinar que ciertos trastornos neuropsiquiátricos y diversos cánceres están fuertemente relacionados con el estrés prenatal en la madre. Hoy es vital conocer los antecedentes de los padres y abuelos, relacionados con el uso de pesticidas, exposición a contaminantes del humo de los carros (material particulado fino), combustión del carbón y contacto con derivados del petróleo presentes incluso en cremas y lociones. Conocer estos antecedentes antes de embarazarse y reprogramar el cuerpo de la mujer para tratar de eliminar estos materiales disminuye el estrés prenatal durante las primeras 4-8 semanas de embarazo, reduciendo la incidencia de trastornos del espectro autista y neurodegenerativos que cada día afectan más. Si la mujer desea embarazarse, debemos empezar a tratarla de inmediato retirándole la alimentación chatarra, alejándola de grandes avenidas (más de 50 mt) en oficina y hogar, introduciendo alimentos especialmente verduras, granos y frutas, disminuir carga laboral, recibir sol 10 minutos al día, no consumir ningún tipo de antibióticos en los 3 meses previos y alejarse de sitios concurridos donde pueda adquirir infecciones virales y bacterianas. Estas medidas normalizan y equilibran las bacterias (probióticas) del intestino. Recordemos que las bifidobacterias sintetizan todas las vitaminas del complejo B, especialmente ácido fólico, cuya presencia en cantidades adecuadas previene malformaciones del sistema nervioso como la espina bífida; además estimula la producción de grandes redes neuronales localizadas en áreas del cerebro que coordinan aprendizaje, conducta, comportamiento y memoria. La prevención antes de nacer se logra con medidas simples dirigidas por el gineco-obstetra en los controles periódicos.

Autor:
Jaime Forero Gomez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (29 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad