Publicidad
Mar Nov 21 2017
19ºC
Actualizado 09:48 pm
Sábado 22 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Hemorragia cerebral

Columnista: Jaime Forero Gomez

Nature es una de las dos principales revistas científicas en el mundo. Guardadas proporciones, escribir un artículo en ella es como ganarse la “etapa reina” del tour de Francia. Esta semana se publica una investigación sobre las malformaciones vasculares cerebrales (ejemplo, aneurismas) causales de hemorragia cerebral. Recordemos que una hemorragia cerebral deja grandes secuelas y en la mayoría de casos produce la muerte. Los grandes inventos en medicina han nacido por coincidencias; ejemplo, Fleming y descubrir la penicilina. La universidad de Pennsylvania mudó su bioterio y esto permitió a este grupo investigador observar que unos ratones presentaron hemorragia cerebral y muerte y otros no. Los que murieron o quedaron con secuelas graves, tenían lesiones importantes del endotelio (capa interna) de los vasos cerebrales e inflamación con ruptura y sangrado fácil, producidos por estímulo de unos receptores (radares) llamados Toll 4 (TLR4). Los TLR4 se estimulan cuando el cuerpo es portador de infecciones por bacterias como la Escherichia coli o gran cantidad de material particulado fino (PM 2.5) del humo de carros y motos. Recordemos que la piel y el tubo gastrointestinal son los principales radares del cuerpo humano portadores de millones de receptores Toll cuya activación produce respuesta inflamatoria severa y enfermedades para toda la vida. La activación de estos receptores la produce el desequilibrio de las bacterias probióticas (bifidobacterias) contra las bacterias patógenas (malas) como la Eschericha coli., situación que sucede cuando nos alimentamos mal, estresamos, recibimos antibióticos inadecuados, pesticidas. Este estudio confirma que el desequilibrio de la flora probiótica en el cuerpo permite que crezcan y desarrollen vasos sanguíneos “de mala calidad” en el cerebro produciendo malformaciones y aneurismas con ruptura fácil, hemorragia y secuelas graves o muerte. Estas malformaciones cerebrales son otra enfermedad de origen epigenético de “fácil” prevención evitando contaminantes ambientales, haciendo ejercicio, viviendo sin estrés, asoleándonos 10 minutos, comiendo sano, siendo espirituales, dejando envidias, resentimientos y odios.

Autor:
Jaime Forero Gomez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (29 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad