Publicidad
Jue Sep 21 2017
21ºC
Actualizado 09:59 pm
Sábado 02 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Genética genealogía, religión y política

Columnista: Jaime Forero Gomez

Hace 40.000 años el hombre de Cro-Magnon migra del norte de la India a Europa y conforma las poblaciones celtas que ocupan el país vasco, Normandía, Galicia e Inglaterra. Estas migraciones producen mutaciones genéticas que modifican su código genético primitivo. Hace 10.000 años llegan poblaciones diferentes de Oriente Medio, Mesopotamia y Persia, con un código genético diferente que nos enseña el sedentarismo, cultivo y cría de animales; paralela a esta migración aparece la religión judía. En el siglo VIII, Europa es invadida por los bereberes (portan una genética especial) y posteriormente por los árabes con su genética particular. El problema aparece cuando el cristianismo triunfa y se vuelve religión autorizada. Unos lo adoptan (Nuevo Testamento) pero otros prefieren continuar con el judaísmo (Antiguo Testamento).

En seguir una u otra religión no interviene la genética. El problema grave sucede cuando obligan a la población, recurriendo a políticas como la nefasta inquisición, a convertirse al catolicismo con efectos aún presentes en nuestra cultura.

La Inquisición fue un robo descarado que afectó solo a los judíos y a algunos partidarios del islam que perdieron grandes áreas territoriales. Los judíos a cambio de su vida fueron obligados a migrar a Latinoamérica colonizando áreas de Santander y Antioquia, aportando la cultura actual de nuestra raza. Por eso somos producto de un sincretismo (mezcla de razas) genético, constituyente hoy en día de nuestra mayor riqueza cultural y tolerancia a otros pensamientos y religiones, característica de nuestra personalidad santandereana. El problema actual grave es la aparición de un poco de políticos sinvergüenzas y corruptos, ajenos a nuestra cultura, que solos o utilizando movimientos disfrazados de religiones sin ningún origen genealógico, pretenden imponernos modelos de gobierno sin ningún argumento filosófico donde la libertad, característica fundamental de nuestra cultura va a desaparecer. Tenemos que seguir combatiendo a los corruptos para que nuestras tradiciones con miles de años de historia, no desaparezcan.

Autor:
Jaime Forero Gomez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (27 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad