Sábado 23 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

Navidad y comida en familia

Columnista: Jaime Forero Gomez

La Navidad es la época más feliz del año. Olvidamos las tristezas, compartimos ideas y momentos, nos arrepentimos, oramos y soñamos mucho. Buscamos hacer realidad las fantasías pensando ser eternamente felices. Tratamos de recordar costumbres y tradiciones y aprovechamos para unir a la familia, situación escasa en la actualidad. Recordamos que somos y dependemos de la espiritualidad y volvemos a poner en práctica vivencias pasadas. Recordamos a los padres, abuelos, a los que se fueron y volvemos a la infancia. Lástima que todo sea transitorio y la vida actual obligue a estar ausentes perjudicando al niño en su proceso de crecimiento y desarrollo.

Durante navidad, la convivencia y comunicación aumentan. Estudios canadienses han demostrado la importancia de la reunión familiar durante el momento de consumo de alimentos. Los niños que crecen tomando sus alimentos en familia, tienen mejor desarrollo, aptitud física e inteligencia emocional. La presencia de los padres es vital y no es reemplazable por ninguna otra figura familiar. Las comidas familiares ofrecen múltiples beneficios de salud física y mental. La interacción padre hijo es superior a relacionarse con abuelas o cuidanderas. Tomar alimentos en familia asegura un adulto emocionalmente seguro con mejores habilidades comunicativas. El niño que toma alimentos en familia, consume menos bebidas azucaradas y alimentos empaquetados en la adolescencia y vida adulta. La comida familiar no solo en fin de semana, es un marcador que mide la calidad de ambiente en el hogar y facilita educar a los padres sobre cómo mejorar el bienestar de los niños. Es fundamental aprovechar la navidad para reprogramar nuestros horarios y compartir con nuestros hijos. Hay que tener tiempo para acompañarlos en estos procesos. El niño que se alimenta y comparte las comidas con los padres desarrolla más inteligencia emocional, interacción con extraños, mejora procesos de aprendizaje y desarrollo. Es tiempo de que las empresas faciliten tiempos para compartir, mejorando el bienestar y la productividad laboral.

Autor:
Jaime Forero Gomez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad