Sábado 03 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

Pescado

Columnista: Jaime Forero Gomez

Las grasas más importantes para el desarrollo cerebral del niño son provenientes del aguacate, yema de huevo, chocolate y pescado. Al noveno mes de vida, un niño debe estar recibiendo estos alimentos. El mito que administrar pescado antes del primer año de vida produce alergias está reevaluado desde hace muchos años.

Se prefieren los pescados de mar, por venir en filetes grandes sin riesgo de encontrarse espinas pequeñas como se presenta con los de río. Tristemente debemos preferir los provenientes de Chile, Perú y Ecuador, por no tener contaminantes como el mercurio. Las especies recomendadas son el salmón, pargo y róbalo. Otras clases encontradas en Colombia, como la sierra y el mero, deberían evitarse al ser pescados predadores poseedores de concentraciones elevadas de mercurio en su cuerpo. La carencia de políticas mineras y falta de control por parte de gobiernos corruptos como el nuestro ha llevado a que los ríos y mares de Colombia estén entre los más contaminados en el universo. El pescado asiático no debe consumirse por los niveles altos de tóxicos que tienen, efecto debido a la cantidad de bombas químicas y explosivas disparadas por los americanos durante la guerra del Vietnam.

La grasa del pescado es rica en ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga más conocidos como omega 3. Los omega-3 son vitales en desarrollo y función cerebral así como constituyentes básicos de las paredes de los vasos sanguíneos. En la formación de la mielina, el paso de sustancias a través de la membrana de las neuronas o células del cerebro y en la transmisión de señales, es vital la presencia del ácido eicosapentaenoico (EPA) y el docosahexaenoico (DHA). El pescado también contiene otros micronutrientes esenciales como el fósforo, vitamina D, yodo y vitamina B12. Comer pescado desde el primer año de vida hace a los niños más “inteligentes” en los dominios de inteligencia emocional, combinada, desempeño verbal, motricidad, coordinación, manejo de emociones, conducta, aprendizaje, toma de decisiones y rendimiento visoespacial, independiente del nivel educativo. Se debería comer pescado dos veces por semana, lo que proporciona al niño 250 mg /día de EPA y DHA.

Autor:
Jaime Forero Gomez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad