Sábado 14 de Abril de 2018 - 12:01 AM

Dieta asiática y mediterránea

Columnista: Jaime Forero Gomez

La inflamación es la forma natural que el cuerpo utiliza para protegerse y sanar. El problema es cuando permanecemos “crónicamente inflamados” produciendo respuesta inmune (de defensa) continua y fuera de control. Insistimos, la inflamación crónica, aún antes de nacer, produce obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades del corazón y cerebro, algunos cánceres y enfermedades autoinmunes (lupus, artritis, esclerosis cerebral).

La única forma de prevenir la inflamación es comiendo en forma saludable, objetivo alcanzado al seguir desde niños una dieta asiática o mediterránea, similar en los tipos de alimentos que debemos consumir. Por esto el primer alimento que debe comer un niño después de la leche materna son las verduras.

La dieta mediterránea o antiinflamatoria promueve los alimentos frescos y evita los procesados u ultraprocesados, sabores artificiales, fructosa derivada químicamente del jarabe de maíz y las grasas trans. Incorpora grasas en mayor proporción de omegas 3 en relación a las omega 6. Incluye proteínas vegetales ricas en fibra y con bajo índice glicémico como el frijol y demás leguminosas. Recomienda grasas saludables como el pescado y en menor cantidad la carne de res medianamente asada. “Exige” comer frutas y verduras con cantidades grandes de antioxidantes, como hierbas y especies, nueces, semillas diversas, chocolate, café y té verde. Al ser una dieta prebiótica es el mejor alimento para las bifidobacterias productoras de las mejores sustancias antiinflamatorias del cuerpo. Las especies ricas en fitoquímicos, como jengibre, ajo, pimienta, romero, cebolla y cúrcuma, mantienen en equilibrio la flora probiótica intestinal. Son ricas en fibra y con índice glicémico bajo previenen la diabetes y enfermedad cerebrocardiovascular desde antes de nacer. Tiene gran cantidad de magnesio que reduce la inflamación y aumenta la capacidad cognitiva. El campesino chino al migrar a grandes ciudades y consumir dieta occidental comienza a enfermarse de diabetes, cáncer de seno y colon, infarto cardiaco y cerebral. El niño que consume dieta asiática o mediterránea desde el primer año tiene reducción en la severidad del asma y todo tipo de enfermedad alérgica y respiratoria con reducción en la aparición del hígado graso y obesidad.

Autor:
Jaime Forero Gomez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad