Sábado 18 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Ansiedad

Columnista: Jaime Forero Gomez

Se denomina ansiedad un estado mental que genera gran inquietud e inseguridad extrema. Produce preocupación y miedo constante. La incidencia ha aumentado notoriamente en los últimos años. Es 800% más frecuente que todos los tipos de cáncer. Es la enfermedad mental más común en EE.UU. El Instituto Nacional de Salud mental informa que el 18% de la población mayor de 18 años tiene ansiedad. En Colombia no existen cifras exactas, pero se refiere que puede ser mayor. La mitad de la población universitaria ha tenido en su vida algún episodio de ansiedad. Una clasificación sencilla la divide en adaptativa o patológica. La primera es un estado transitorio que nos permite estar alerta ante situaciones de estrés. Si la intensidad y frecuencia aumentan acompañada de otros síntomas se considera patológica. Los eventos de los últimos años en el país han vuelto ansiosos patológicos a un porcentaje importante de la población joven, situación reflejada en el aumento de conflictos en el trabajo, hogar, relaciones interpersonales y comportamiento incluso en las redes sociales. La ansiedad tiene origen sociológico y psicológico pero los contaminantes ambientales al alterar las zonas cerebrales donde se procesa el miedo, son grandes inductores de ansiedad y causales de que se pueda heredar de padres a hijos (epigenética). Otro factor importante es la exposición frecuente a los campos electromagnéticos de los celulares, enrutadores wifi, monitores para bebés, dispositivos con bluetooth y la radiación de los cientos de transformadores antiguos que adornan a Bucaramanga. Debemos evitarlas especialmente de noche. Los niños están naciendo y creciendo ansiosos y los padres son los únicos que pueden evitarlo. La tranquilidad y equilibrio debe volver a los hogares. La ansiedad es uno de los principales productores de desequilibrio de defensas que nos puede producir cuadros infecciosos recurrentes. El tratamiento de la ansiedad es sencillo y podemos ayudarnos buscando asesoría profesional. La última opción de tratamiento deben ser los medicamentos y no autoformularnos. Es importante rechazar todo tipo de noticias falsas o exageradas y evitar compartirlas con los niños. Ansiedad en la infancia es depresión en la vida adulta.

Autor:
Jaime Forero Gomez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad