Publicidad
Dom Oct 22 2017
22ºC
Actualizado 05:55 pm
Sábado 24 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

Tiempos navideños

Columnista: Jaime Luis Gutierrez

Navidad es sinónimo de amor, de alegría, de generosidad humana, de solidaridad de familia, de recuerdos de infancia, de amistad compartida, de sabor de patria chica, de perdón de las ofensas recibidas, de compartir energías a través de los abrazos dados y recibidos y de mil hermosos sentimientos más.


"Navidad es amor", porque este fue el gran aporte y el mejor mensaje del Maestro Jesús de Galilea, al enseñarnos a todos que, como lo ha demostrado ya fehacientemente la física cuántica, "Dios es amor", y por eso la energía que mueve y que sostiene el universo es precisamente el amor.


"Navidad es alegría", porque este es el sentimiento que todos constatamos en nosotros mismos y en todas las demás personas, llámense amigos, conocidos o vecinos, desde nuestra niñez hasta la tercera edad, en esta hermosas y evocadoras fechas navideñas.


"Navidad es generosidad humana", porque todos nos sentimos felices dando y recibiendo saludos, abrazos y pequeños recuerdos, al igual que ese niño cuyo nacimiento conmemoramos, que pasó por la vida enseñando la generosidad a manos llenas y terminó rubricando su existencia con su generosa muerte en pro de toda la humanidad.


"Navidad es solidaridad de familia", porque por estas fechas se olvidan las tensiones familiares y constatamos indeclinablemente que "lo más importante que todos tenemos es nuestra familia" y que lo que hace que esta sea una verdad indudable es precisamente "la solidaridad, que es el mayor aglutinante y conservante familiar".


"La navidad está llena de recuerdos de la infancia" que salen a flore al oír los villancicos, al reunirnos en familia para rezar la novena y al recordar ese inolvidable "benignísimo Dios que tanto amaste a los hombres, que nos diste en su hijo la mejor prenda de vuestro amor".


"Navidad es amistad compartida", porque lo que por estas fechas nos hace volver a nuestro pueblo natal y a reunirnos con familiares, vecinos y amigos es precisamente el poder degustar las alegrías de la amistad que se expresa en el abrazo y que se siente en el corazón.


"La navidad es sabor de patria chica" que se siente y se disfruta al degustar, en amable compañía, los tamales, los buñuelos, los platos evocadores de nuestra infancia y del calor de nuestro terruño y la sazón de nuestro hogar.


"Navidad es perdón de las ofensas recibidas", porque la presencia entre nosotros de ese Niño Divino nos hace recordar que la mejor manera de cumplir con su hermoso mandamiento de "amarnos los unos a los otros" es precisamente aplicar el perdón, que al único que de verdad beneficia es a quien perdona, porque lo libera del veneno de la amargura, del odio y del rencor consentidos y guardados en el corazón.


Para todos los amables lectores de estas "Cavilaciones" mil abrazos de agradecimiento y un millón de buenos deseos de felicidad, alegría y amor familiar en estas fechas tan evocadoras y aglutinantes de la familia y de la amistad.

Autor:
Jaime Luis Gutierrez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad