Publicidad
Dom Ago 20 2017
20ºC
Actualizado 05:58 pm
Sábado 03 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

El despertar de la conciencia

Columnista: Jaime Luis Gutierrez

Cuántas veces los adultos nos hemos preguntado ¿Cómo hacen los niños para ser felices en cualquier circunstancia, con cualquier persona y en cualquier lugar?, o ¿Dónde será que los niños encuentran el placer de vivir, la capacidad de reír a carcajada abierta, sin temor a la crítica y nunca pierden la capacidad de soñar y de imaginar las más extraordinarias historias y, en su mundo, hacerlas siempre realidad? ¿Cómo hacen para reponerse, de un momento a otro, de un regaño, de un golpe sufrido tras una caída o de una discusión con los amiguitos, olvidando todo sin guardar rencores ni remordimientos?


Sin duda alguna, esas hermosas cualidades de los niños todos desearíamos tenerlas, ahora que somos grandes y hemos vivido momentos no muy agradables. Si miramos nuestra vida retrospectivamente, ha habido numerosos momentos en los que, sin razón suficiente, nos invade una sensación de tristeza que no logramos controlar.


Con cuanta frecuencia, al revisar nuestro día en la noche, percibimos que el instante mágico o sublime de aquel día pasó raudamente frente a nosotros, y que nada pudimos hacer para retenerlo y disfrutarlo al máximo. Entonces sentimos que la vida, con mucha frecuencia, nos esconde su magia y no nos deja retener y disfrutar su arte, su color y su sabor.


Cuanta razón tuvo Jesús de Galilea cuando dijo: “Bienaventurados los pequeños, porque de ellos es el Reino de los Cielos”.


La clave de la felicidad permanente de los niños es tener siempre despierta su conciencia y estar en todo momento en actitud de descubrir el mundo. Pero desafortunadamente, con el tiempo, la errónea educación y las adversas circunstancias hacen que nuestra conciencia se adormezca sin que lo percibamos y sin que sepamos qué podemos hacer para impedirlo.


Tenemos que re-aprender a escuchar al niño que un día fuimos y que, afortunadamente, todavía existe dentro de nosotros. A ese niño que entiende de momentos mágicos y que todavía vive en nosotros, podemos reprimirle su llanto, pero no podemos acallar su voz, porque ese niño que fuimos un día aún continúa presente en nosotros.


Despertar la conciencia y escuchar la voz de ese niño interior es lo que se aprende en el primer nivel de los Talleres de “Conciencia del Corazón”, como el que será dictado en Bucaramanga, el próximo domingo 11 de marzo. Quienes deseen mayor información pueden consultar en www.tubenestar.com o en el  Celular 3183366094.


OTRO TEMA: A las personas de Barrancabermeja que me escribieron para que les ayudara a que el Taller sobre “Anatomía Energética y Sanación con Cristales”, se dictara en su ciudad, les cuento que hice la tarea y resulto positiva. Pueden informarse en www.relajacionysanacion.com, en charryosma@gmail.com, o en los celulares 3175120977 o 3133353372.

Autor:
Jaime Luis Gutierrez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad