Publicidad
Vie Nov 24 2017
21ºC
Actualizado 06:23 am
Sábado 10 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Dos merecidas condecoraciones

Columnista: Jaime Luis Gutierrez

El pasado jueves el Woman´s Club de Colombia tuvo el acierto de condecorar a dos ilustres educadoras santandereanas: Matilde González de Salazar “Mujer del año 2011 en Santander” y a María Cristina Plata de Jaimes por su “Trabajo de toda una vida”.


Quiero resaltar muy especialmente la valiosa labor desarrollada por María Cristina en razón a que he seguido su trayectoria desde cuando era niño y en más de una oportunidad me he beneficiado con su generosidad y con su preclara inteligencia.


Cuando era un niño de primeras letras estudié en el colegio de las Madres Franciscanas y María Cristina, que apenas cursaba un par de años más adelante, como yo era su vecino, se convirtió en mi Ángel de la Guarda tanto cuando iba como cuando regresaba del colegio.


La buena suerte de María Cristina hizo que el 1° de agosto de 1959 contrajera matrimonio con ese gran ingeniero, inmejorable educador y gratísimo amigo, Roberto Jaimes Durán, hecho este que hizo que mantuviéramos una amistad durante toda la vida, amistad que me honra y es ejemplo de vida que siempre he querido imitar.


La generosidad de la Divina Providencia  bendijo el hogar de los esposos Jaimes Plata con  nueve hijos, profesionales destacados y ciudadanos dignos de ser imitados: Juan Carlos, Administrador de Empresas, UNAB, María Isabel, Hermana Franciscana. Filósofa y Teóloga, U Javeriana, Roberto, Abogado UNAB, Luis Alfonso, Abogado U. Santo Tomas, Martha Inés, Trabajadora Social UIS, Diana Margarita, Abogado U. Santo Tomas, María Cristina, Médica UIS, Néstor Saúl, Ingeniero Industrial UIS y Fernando José, Ingeniero Civil, U. Pontificia Bolivariana.


María Cristina no solo ha sido modelo de madre y educadora, sino también una mujer aguerrida y estudiosa y por esta razón una vez concluidos sus estudios secundarios en 1954, después de haberle dedicado más de una década a su hogar, vuelve a la vida estudiantil, no sólo para realizar una carrera universitaria, sino para completar dos. De esta manera obtuvo los títulos de Profesora de Historia en la UIS en 1970, y posteriormente el título de Trabajadora Social, también en la UIS, en 1978.


De su vida profesional exitosa hablan por ella los numerosos aportes y los valiosos recuerdos dejados por María Cristina en los cargos desempeñados: En la Secretaria de la Hidroeléctrica del Rio Lebrija, de 1956 a 1959, como Docente de Ciencias Sociales en el Colegio de la Santísima Trinidad, de 1970 a 1973, cuando desempeñó la Dirección del  Hogar Infantil Santa Teresita de Bucaramanga, de 1978 a 1981, y muy especialmente la valiosa labor pedagógica y humana realizada como Rectora de la  Fundación Colegio UIS, de 1981 a 1998. ¡Un cálido abrazo a María Cristina y su familia, y una felicitación a mi departamento de Santander por haber dado tantas mujeres tan valiosas como ella!

Autor:
Jaime Luis Gutierrez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad