Publicidad
Mié Dic 13 2017
22ºC
Actualizado 05:55 pm
Sábado 27 de Agosto de 2016 - 12:01 AM

Cavilaciones

Columnista: Jaime Luis Gutierrez

Definitivamente la única manera de lograr la paz en Colombia consiste en sembrarla en el corazón de cada colombiano, desde los hogares y los centros educativos, a través de una pedagogía eficiente para la paz.

Uno de los mayores culpables de la violencia en Colombia son los padres de familia porque, por tradición, el principal instrumento educativo es el rejo y la violencia física. Actuando de esta manera no sólo no enseñamos a los hijos a dialogar para pactar comportamientos razonables tanto en la casa como fuera de ella, sino que entronizamos la violencia en la mente y en el corazón de cada colombiano como la única manera viable para resolver nuestras propias discrepancias.

La Santa Madre Iglesia Católica, en su sabiduría eligió a San Juan Bautista de la Salle como el Santo Patrono de todos los educadores, porque él se destacó, no solo como educador sino también como formador de educadores y como el autor de la Reforma Educativa más exitosa de su propio país: Francia.

Como educador y como amante de la educación he leído con verdadera satisfacción y alegría el número 65 de la Revista Oficial de la Universidad de la Salle de Bogotá titulado “Pedagogías para la reconciliación y la esperanza”, obra que debería ser de obligatoria lectura para todos los educadores y de permanente presencia en las bibliotecas de las instituciones educativas de primaria, secundaria y universidad.

Permítanme informar sobre algunos temas tratados en ella: “Pedagogías para la paz, la reconciliación y la esperanza”, “Desafíos de la Educación Superior en torno al conflicto colombiano”, “Construcción de Cultura de la Paz desde la educación”, “La escuela: un escenario para la formación de jóvenes investigadores”, “Preparándonos para una Colombia en paz”, “Rol del docente frente a la paz y la reconciliación en Colombia”, “Desarrollo humano en la formación de formadores: una pedagogía para la paz, reconciliación y la esperanza”.

Señores educadores no se pierdan la lectura de este valioso texto.

Autor:
Jaime Luis Gutierrez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad