Publicidad
Jue Ene 18 2018
20ºC
Actualizado 09:20 pm
Sábado 22 de Octubre de 2016 - 12:01 AM

Cavilaciones

Columnista: Jaime Luis Gutierrez

Nota de la Dirección: Algunos días después de su muerte, doña Yolanda Gordillo, esposa de nuestro querido columnista y amigo Jaime Luis Gutiérrez, encontró sus últimas Cavilaciones que publicamos hoy de manera póstuma y como homenaje a esa gran persona que fue.

Mil gracias a la Divina Providencia porque siempre he sido Su consentido y permanentemente un hombre feliz. Todo en la vida me ha llegado a las manos sin proponérmelo y no tengo nada de qué lamentarme ni arrepentirme.

Mil gracias a don Fulgencio y a doña Josefina, porque me dieron el ser, fueron especialmente amorosos y comprensivos, y me enseñaron a ser un hombre de bien.

A Elsa, a quien siempre he admirado por su inteligencia y valor. A Eduardo, con quien, a pesar de pensar diferente, siempre hemos estado unidos e identificados, especialmente a la hora de ser personas serviciales. A Carmen Ligia, quien además de una excelente hermana fue mi mejor amiga, con quien siempre tuvimos una permanente telepatía de la mente y del corazón, y a Gabriel, quien, a pesar de ser una persona tan ocupada, nunca dejó de estar a mi lado cuando lo necesitaba.

Al Glorioso Colegio de Santander y a la UIS, a los que les debo todo cuanto soy en lo académico y lo profesional. La UIS me vinculó como profesor a la semana siguiente de haberme graduado y durante 30 años hizo que nunca me hubiera arrepentido de ser catedrático y maestro. Gracias a ella hoy soy un “jubiloso jubilado”.

A Vanguardia Liberal, a Alejandro Galvis Ramírez y a todos mis amigos, por su excesiva generosidad para conmigo.

A Berthica Navas Cadena, la mejor madre, esposa y compañera del mundo. Haber estado a su lado 30 años me permite decir que es la persona más inteligente, bondadosa y generosa que he conocido.

Mil gracias a Victoria Eugenia, Carmen Alicia, Elsa Beatriz y Laura Consuelo, la razón de ser de mi existencia y el fundamento de mi orgullo existencial.

Mil gracias a don Rafael, doña Carmen, doña Cenobia, quienes me recibieron en su familia como un hijo más y a mis cuñados quienes, por votación, me honraron con el título de “Hermano Honoris Causa”.    

Mil gracias a Yolanda Gordillo Solano por haberme alegrado y facilitado vivir feliz los últimos años de mi existencia. ¡Que Dios los Bendiga a todos!

Autor:
Jaime Luis Gutierrez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (4 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad