Miércoles 17 de Septiembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Jairo Martinez
Patrocinado por:
Sábado 22 de Junio de 2013 - 12:01 AM

Ilusión de libertad

Autor: Jairo Martinez

Dice don Francisco Rubia, catedrático de medicina de las universidades Complutense de Madrid y Ludwig Maximillian de Munich, que “la cantidad de información que llega al cerebro proveniente de los órganos de los sentidos es de 11 millones de bits/seg, pero la capacidad de información de nuestra consciencia no sobrepasa los 45 bits/seg. Esto significa que la inmensa mayoría de nuestra actividad cerebral es inconsciente. Sin embargo, el llamado yo consciente piensa que todo lo que sucede está bajo la iluminación de la conciencia”.

Hasta ahora hemos creído que tenemos “libre albedrío”, que nuestras decisiones son libres y que es nuestro ‘yo’ el que decide y elige. Sin embargo, la ciencia moderna, los neurocientíficos, piensan que esa creencia no es más que una ilusión porque, como también dice Francisco Rubia, “parece evidente que nuestras decisiones y elecciones son el resultado de toda una serie de factores sobre los que no tenemos ningún control consciente: la herencia genética, las experiencias que hemos vivido y que dormitan en nuestra memoria, la mayoría de ellas implícita o inconscientemente, pero que pueden ser activadas en cualquier momento, las circunstancias actuales o los fines que hayamos planificado previamente”.

Esta información debe servirnos para entender la gran importancia que tiene el ambiente en el que vivimos o nos movemos. Sin darnos cuenta llenamos nuestros cerebros de toda clase de impresiones que, más tarde, cuando lo necesitemos, nos van a impulsar en la toma de decisiones y haremos cosas, muchas veces inconvenientes, sin poder entender claramente por qué lo hacemos. Piensen en toda la basura que nos trae la televisión con sus series de mafiosos, de niñas que para conseguir lo que quieran tienen que hacerse crecer las tetas, con los noticieros llenos de violencia. Hay mucho más: la música que hace apología del machismo, del desenfreno; los padres de la patria dando ejemplo de ladrones; la publicidad que nos inunda de provocaciones y temores, etc., etc.

Es hora de estar atentos a eso otro que quizás jamás hayamos considerado, pero que nos define de manera tan importante. ¿Y los niños?

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (3 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones