Publicidad
Sáb Ago 19 2017
24ºC
Actualizado 12:01 pm
Sábado 08 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Tutela a Dios

Columnista: Jairo Martinez

Algo a lo que temo es a las intempestivas preguntas de Crótatas. La última fue cuando, vestido de blanco y con su índice izquierdo levantado, me requirió: "estimado columnista, ¿sumercé qué cree que son los ‘Caballeros de la Virgen’?". Crotaticas –le dije- me late que esos jóvenes son los miembros del club de fans de Amparo Grisales. Crótatas tocó madera, se santiguó, encendió una pajita de incienso y dijo: "mano, siga así de irrespetuoso y se va derechito para el infierno, los ‘Caballeros de la Virgen’ no alaban pochecas ni admiran traseros, ellos son funcionarios de la procuraduría que tienen en sus cubículos imágenes religiosas (católicas) y la foto de ‘Lalo’ Ordóñez".


Esta historia impulsó a Daniel Sastoque, que también trabaja en la Procuraduría y es hincha de la Grisales, a entutelar a Ordóñez por vulnerar sus derechos a la libertad religiosa, de cultos y de conciencia, así como al libre desarrollo de la personalidad y al trabajo. Y tiene razón Sastoque si consideramos que Colombia, gracias a Dios y a la Constitución del 91, es un Estado laico, es decir, independiente de cualquier secta religiosa a la que las autoridades políticas (incluido Ordóñez) no pueden adherir públicamente ni dejar que las creencias religiosas influyan sobre la política nacional.


El problema grave, complicado, es que a muchas autoridades políticas (incluido Ordóñez) la Constitución les sirve para envolver tamales, madurar aguacates, reemplazar el papel higiénico; para todo, menos para cumplirla. ¿Por qué el presidente Santos invita a los curas católicos a hacer parte de la apertura del Congreso? ¿Por qué en el cuarto piso de la Procuraduría hay un oratorio decorado con imágenes del culto católico? ¿Por qué en la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia hay un Cristo? ¿Por qué los diputados de Santander aprueban una ordenanza para obligar a todos los guanes a leer la Biblia?


Y siguen las preguntas: ¿Por qué no invitan a inaugurar el Congreso a los altos jefes del Islam? ¿Por qué, en lugar de misa católica en la Procuraduría, no permiten que hagan una de los masones? ¿Por qué en lugar de llamar a un Monseñor a bendecir la primera piedra, no dejan que lo haga Natalia París, alma bendita?


Finalmente, ¿por qué celebramos los festivos religiosos católicos y no los islámicos, los judíos o los budistas? ¿Por qué no los celebramos todos, o ninguno? Ya es hora de tomar una decisión: o cumplimos con la Constitución o la cumplimos.

Autor:
Jairo Martinez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (14 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad