Publicidad
Sáb Oct 21 2017
22ºC
Actualizado 07:53 pm
Sábado 15 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

De mal en peor

Columnista: Jairo Martinez

Si fuéramos serios, si realmente quisiéramos hacer algo para mejorar el actual y deprimente estado de cosas, deberíamos pensar muy bien en la oportunidad que tenemos el próximo 30 de octubre de renovar a la clase política y votar para elegir a personas con amplia y exitosa experiencia en los cargos que buscan ocupar. Además, muy importante, que probadamente sean personas honorables, fieles cumplidores de la ley, para quienes el bien común esté por encima de los mezquinos intereses particulares y que estén suficientemente preparados en lo académico de manera que sus mentes y corazones contengan tanto la capacidad como la decisión de servirle bien a sus semejantes que tanto lo necesitan.


Por desgracia, si somos serios y escudriñamos con cuidado en el fondo y la forma de lo que nos ofrecen en la actual etapa proselitista, no podemos ser optimistas. Basta un rápido recorrido por la ciudad para ver que aquellos que pregonan nuestro bienestar si llegamos a elegirlos, nos tienen en medio de un gigantesco basurero y violan sin ruborizarse todas las normas sobre contaminación visual, tránsito, ruido, etc. Es decir, quienes aspiran a gobernarnos lo primero que nos muestran es su capacidad para violar la ley, para burlar las normas, importándoles un rábano lo que suframos y pensemos los ciudadanos.


No es difícil imaginar lo que nos va a suceder, a seguir sucediendo, si votamos por aquellos que piensan que atacándonos, ensuciándonos, gritándonos, llenándonos de basura, bloqueándonos las vías, los puentes y las aceras, van a ser elegidos. Lo que va a pasar es que mañana estaremos peor que hoy en esta ciudad ´global y competitiva` que ya llegó hasta el extremo de perder hasta las lindas ruedas de negocios que hacía nuestro destituido alcalde.


Si fuéramos serios deberíamos ir por la calle, libreta en mano, haciendo una lista con los nombres de todos aquellos candidatos que aparecen en vallas, árboles, puentes, casetas de revistas, pasacalles, camisetas, carros, llantas, etc., para no votar por ellos. Además, podríamos contratar a los indignados de España, de Grecia, o de cualquier parte (ya que aquí nadie protesta porque le violan todos sus derechos), para que se planten en el parque García Rovira a decirle al alcalde que los bumangueses estamos arrechos porque el gobierno que heredó permite que los candidatos nos atropellen todos los días, a todas horas y en todas partes, sin que pase nada.


Lo que más duele es que los políticos nos la van a volver a hacer…

Autor:
Jairo Martinez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (6 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad