Publicidad
Mar Ago 22 2017
21ºC
Actualizado 08:25 pm
Sábado 05 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

La política es una estafa

Columnista: Jairo Martinez

"En muchos sentidos me compadezco de los políticos. Son peones movidos por el tablero mediante manipulación y eventos, hasta que ya no distinguen más su culo de su codo. Se vuelven tan enfocados en el sueño del poder, que no tienen ninguna idea de qué es realmente lo que piensan o apoyan - si es que piensan o apoyan algo. La persecución del poder se vuelve lo único que decide la política y la "opinión", David Icke.


Después de las elecciones del pasado domingo, la pregunta de Crótatas es la misma de Icke, el periodista inglés: ¿Cómo llamarnos libres, si no usamos nuestro voto para determinar cuál de estos tipos será la próxima marioneta de la élite? Mi papá murió luchando por el derecho de votar, ¿me escuchó? Usted no puede ignorar las elecciones "libres".


¿Libres? ¿Es libertad escoger únicamente entre dos personas impuestas por unos titiriteros que decidieron antes que nosotros quiénes serían los nuevos guardianes de sus dominios, disfrazados, claro está, de políticos visionarios que de la noche a la mañana pasaron de ser fracasados o ilustres desconocidos a los únicos ciudadanos copados de virtudes, conocimientos y experiencias que los hacen dignos de conducir estos rebaños? No, eso no es libertad, no fueron, nunca han sido y no serán elecciones libres; los que votaron, y eligieron o perdieron, lo hicieron condicionados y engañados por la realidad aparente que se crea en estas jornadas para despertarles la ilusión de libertad y de que pueden, con su voto, cambiar el nefasto rumbo que lleva la sociedad.


¡Volvieron a estafarnos! Los elegidos el domingo no son los que nos mostró la prensa, sino los mismos manipuladores de siempre, solo que ahora cambiaron de careta. Algo más, así hubieran ganado los otros, hubiéramos votado todos o lo hubieran hecho muy pocos, el resultado real habría sido el mismo.


En realidad, como insiste Icke: "Seguir respaldando este sistema votando en elecciones amañadas es malgastar la energía que podía usarse para crear otra realidad. Aquellos que llegan a la cima en la política son las personas menos calificadas para el trabajo, debido a lo que tienen que hacer, y las actitudes que tienen que tener para alcanzar la cumbre del palo engrasado. Si ellos pasaran sus días ordenando sus habitaciones y haciendo su tarea escolar, el mundo sería un lugar mucho más seguro. Asombrosamente, ¡eso es cierto! Las políticas partidistas deberían traer una advertencia de salud: "peligro, no tomar en serio. Es una estafa, ¡aléjese!".

Autor:
Jairo Martinez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (10 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad