Publicidad
Dom Sep 24 2017
23ºC
Actualizado 04:10 pm
Sábado 17 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

Capacidad de síntesis

Columnista: Jairo Martinez

Tremendo alboroto causó el profesor Camilo Jiménez, al enviar a los medios una carta en la que explicaba por qué decidió renunciar a su trabajo de profesor en la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Javeriana de Bogotá. Cuenta Jiménez que sus estudiantes, en el lapso de un semestre, no fueron capaces de escribir un párrafo sin errores en el que condensaran un texto de mayor extensión donde "se cuidaran las mínimas normas: claridad, economía, pertinencia. Si tenía ritmo y originalidad, mejor, pero no era una condición. Era sólo componer un resumen de un párrafo sin errores vistosos. Y no pudieron".


Que los pichones de periodistas no puedan hacer un resumen bien hecho es grave, un mal presagio de lo que nos tocará sufrir a los lectores, oyentes o televidentes en el futuro; sin embargo, lo que hizo el profesor va mucho más allá y tiene que ver con la deficiente formación que reciben los muchachos en sus escuelas primaria y secundaria. Así como los aspirantes a periodistas llegan a la universidad sin poder dar dedo con tecla, para escribir, los futuros ingenieros –lo digo por propia experiencia- se trastornan cuando tienen que hacer una suma y empiezan a convulsionar vectorialmente cuando se les pide resolver una ecuación de primer grado. Algo similar ocurre con médicos, abogados, biólogos, bacteriólogos, etc.


La educación básica en Colombia va a causar muchos más problemas que el invierno, porque este pasa y los daños se podrán reparar, pero estudiantes sin la debida preparación, que luego se convierten en ‘profesionales’ (porque negocio es negocio y porque, además, el sistema no permite regresar a primer grado a un primíparo de la "U", para que aprenda a leer y a escribir), generarán un conflicto económico y social gigantesco al tener al país lleno de doctores especializados en vagar por las calles.


De regreso al frustrado resumen de los periodistas, hay que decir que además de conocimientos básicos y de las técnicas que puedan enseñarse en clase es preciso, también, que los estudiantes tengan imaginación, neuronas en el coco. Un ejemplo de esto es la pregunta que le hicieron a Julián José, el hermanito menor de Crótatas, pidiéndole explicar brevemente las diferencias que encontraba entre estudiar Economía en la Javeriana y, al mismo tiempo, Derecho en la Nacional. Él, en instantes, respondió: "Miren, en la Javeriana soy el más inteligente y el más pobre, en la Nacional soy el más rico y el más bruto". ¡Eso es capacidad de síntesis!

Autor:
Jairo Martinez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (7 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad