Publicidad
Vie Ago 18 2017
21ºC
Actualizado 08:18 am
Sábado 21 de Enero de 2012 - 12:01 AM

Soy un güevón

Columnista: Jairo Martinez

No digo esto por creerme tonto –aunque probablemente lo sea- o por no haber participado en peculado alguno; tampoco lo soy por no faltar a la palabra dada, por no haber amañado licitación o haber abierto la boca cuando lo conveniente era callar ni, menos, por haber mandado al carajo al dios que le da vida y fortuna a tanto pastor perverso que manipula y explota a sus ovejas mansas. No digo ser güevón por inhibirme en aprovechar influencias, por querer sin medida a mis hijos o por emocionarme hasta la médula con las ocurrencias de Crótatas.

Fui, sigo siendo y espero no dejar nunca de ser el mismo güevón de siempre, el que inventa historias, el que puede vivir en otros mundos, el que antepone la libre imaginación a la cárcel de lo establecido, el que busca, el que encuentra, el que se halla, el que se pierde, el que va, el que viene. Y es que güevón no viene de ‘tontón’ sino de ‘huevo’, el mismo testículo, que además de ser el símbolo de lo masculino, de la fertilidad, lo es también de la creatividad. Así pues, ser güevón no implica de manera alguna tontería, bobería o capacidad de emocionarse, sino todo lo contrario: es ser fértil, sensible, creativo, imaginativo.

De otra parte y para información de los güevones que leen esta columna, la palabra ‘testículo’ proviene de “testiculus” -“testis” (testigo) y “culus” diminutivo-. Es decir, los testículos son los pequeños testigos. Por esto, en tiempos del Imperio romano y antes de que escritores desocupados hubiesen creado la biblia, quienes prestaban juramento se agarraban los testículos con la mano derecha en señal legal de que iban a decir la verdad y en aceptación de que les cortaran aquellos si faltaban a ella.

De manera que mostrar públicamente la condición de güevón era el guiño, la señal que tranquilizaba a todo el mundo.

Hoy, en este país todavía encomendado al Sagrado Corazón, el juramento se hace con una mano sobre la biblia y ¿quién se asusta porque le vayan a cortar un libro? ¡Ni güevón que fuera!

Si queremos que este país funcione, que los empleados públicos, los esposos, los políticos, los contratistas y los reos cumplan su palabra y digan la verdad, deberíamos volver a la costumbre de los viejos romanos y hacerlos jurar públicamente agarrándose los testículos. El problema es que si son mujeres ¿qué se agarran para que quedemos tranquilos? ¡Vaya, esto no lo tenía pensado, mucha güeva!.

Autor:
Jairo Martinez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (4 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad