Publicidad
Lun Ago 21 2017
22ºC
Actualizado 09:49 am
Sábado 10 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

La manera de ser rico

Columnista: Jairo Martinez

Unos niños descalzos juegan fútbol en un potrero. A ratos tienen que detener el partido para rehacer la pelota, que es de trapo, y no les importa que la lluvia les pegue en sus espaldas como lo haría la punta de una lanza, dado que sus camisas están ocupadas sirviendo de porterías. Son felices, no se cambian por nadie. Al mismo tiempo, cerca de allí, en la casa de los ricos, el futuro heredero llora desconsolado en medio de sus tesoros porque no tiene amiguitos de su ‘altura’ con quienes le permitan jugar. Está triste el principito en su palacio.


Llega el sábado, el obrero recibe la paga de la semana, toma el bus, llega a casa y organiza una fiesta. Los vecinos se sientan en las canastas de cerveza, hablan, juegan, se ríen y bailan en total disfrute del momento. Al otro extremo de la ciudad, el chofer abre la puerta del auto para que su ‘rico’ patrón salga y pueda entrar a la mansión; se sirve un trago y se sienta a recordar lo bueno y lo malo que tuvo que hacer para conseguir sus bienes y piensa en el esfuerzo que deberá realizar para conservarlos en el futuro. Está solo, no confía en nadie, toma las pastillas para la tensión, para el corazón… y se queda dormido en el sofá.


¿Quién vive realmente? ¿Quién es el rico y quién el pobre? ¿El niño de la pelota de trapo o el principito? ¿El obrero o el patrón? Veamos lo que al respecto dice Osho: “Vivir en el presente es la única forma de vivir. Cuando vives en el presente sin ningún pasado que te arrastre hacia atrás y ningún futuro que tire de ti hacia adelante, cuando toda tu energía se concentra en el momento, la vida cobra gran intensidad; se convierte en una relación amorosa apasionada. Ardes con tu propia energía, te llenas de luz porque el fuego se convierte en vida, la intensidad se convierte en luz. Esa es la única manera de ser rico, de ser próspero. Todos los demás son pobres. Puede que tengan todo el dinero del mundo, pero son pobres.


Hay dos clases de pobres en el mundo; los pobres pobres y los ricos pobres. La riqueza no tiene nada qué ver con las posesiones, tiene que ver con cómo vives la vida, con la calidad de tu vida, con la música de tu vida, con la poesía de tu vida... “

Autor:
Jairo Martinez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (6 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad