Publicidad
Jue Sep 21 2017
24ºC
Actualizado 02:51 pm
Miércoles 16 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

Otro escándalo por huevos contaminados

Columnista: Jairo Puentes Bruges

En columna del pasado 24 de mayo hice referencia al escándalo generado por la detección de concentraciones anormales de dioxinas en huevos producidos en China; solo en una de las granjas afectadas se sacrificaron 30.000 gallinas que producían 24.000 huevos diarios. Estas sustancias -asociadas a diferentes trastornos de salud- ya habían sido detectadas en huevos y pollos en Bélgica en el año 2001. Pues bien, hace unos días el escándalo de los huevos regresó a la Unión Europea, por cuenta de la detección del insecticida friponil en huevos de gallina.

Francia confirmó que -desde abril- se distribuyeron cerca de 250.000 huevos contaminados “procedentes de Bélgica y Holanda”. Por lo mismo, después de declarada la alerta se retiraron millones de huevos de los supermercados en varios países europeos. Según la organización agrícola holandesa ZLTO, esta crisis podría ocasionarle pérdidas al sector avícola superiores a los 177 millones de dólares. Las pérdidas económicas podrían ser superiores pues -se ha planteado- que el insecticida también podría encontrarse en productos derivados de los huevos; como mayonesas y salsas, entre otros. El friponil es un insecticida que se utiliza en el control de pulgas, garrapatas, hormigas y otros insectos. En la Unión Europea está prohibido su uso en animales que hagan parte de la cadena alimenticia humana. Se permite para perros, gatos y otros animales domésticos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica al fipronil como “moderadamente tóxico para los humanos y representa un peligro para los riñones, el hígado y la tiroides si se absorbe en grandes cantidades”.

Además de lo anterior, en el 2013 la Unión Europea había restringido el uso de este y otros insecticidas en algunos cultivos, argumentando que plantea “un riesgo agudo elevado para las abejas cuando se utiliza en semillas de maíz”. Estos frecuentes incidentes tienen un componente sanitario y otro económico; que afecta a los productores y distribuidores de los alimentos afectados. Es también uno de los hechos que explica el imparable aumento mundial de la demanda de productos cultivados o procesados bajo los principios de la agricultura ecológica y la ecología industrial.

Es importante que nuestros empresarios y agricultores se sintonicen con esta tendencia mundial, pues hoy es evidente la reducción de la demanda mundial de alimentos producidos utilizando agro tóxicos.

Autor:
Jairo Puentes Bruges
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad