Publicidad
Mar Ene 23 2018
21ºC
Actualizado 09:49 pm
Miércoles 03 de Enero de 2018 - 12:01 AM

Pasamos del circo de los residuos sólidos al escándalo

Columnista: Jairo Puentes Bruges

Muchos lineamientos ambientales que se aplican actualmente en la mayoría de los países del mundo se consolidaron en la llamada Cumbre de la Tierra (Brasil, 1992). Allí se aprobó la Agenda 21 que fue progresivamente introducida en las legislaciones nacionales. Sobre los residuos sólidos la Agenda 21 establece como jerarquía de objetivos: a) la reducción al mínimo de los desechos b) aumento al máximo de la reutilización y el reciclaje… y siguen otros. Por lo anterior y otras consideraciones la reducción en el origen y el aprovechamiento aparecen como prioridades en los planes de gestión integral de residuos de los países. En Colombia ver -entre otros- el decreto 1077/2015. En columnas anteriores he comentado experiencias de ciudades en Estados Unidos y Europa que he visitado y constatado estas prioridades, que empiezan con la separación en la fuente, lo que implica -además de aspectos tecnológicos- el desarrollo de programas educativos masivos y la participación de organizaciones de reciclaje y aprovechamiento.

He comentado también anteriormente que una de las inquietudes que despertaba la propuesta de “nuevas tecnologías”, que promovía la Alcaldía de Bucaramanga desde 2016, es que no se ajustaba a estos lineamientos, pues en los pliegos se planteaba entregarle una cantidad fija de residuos a la empresa privada. Es decir, la Alcaldía se comprometía a no reducir los residuos generados, lo que va en contravía de los acuerdos internacionales y la legislación nacional. ¿Es posible otorgar licencias o permisos ambientales a un proyecto que no se ajusta a estas directrices? Reproduje además en otras columnas inquietudes de la Sociedad de Ingenieros, de la Asamblea Departamental y del Comité de Transparencia, entre otros.

Por lo mismo, después de declarar desierta la convocatoria sobre las “nuevas tecnologías” sorprendió que -frente a esta avalancha de inquietudes- la Alcaldía insistiera en contratar con uno de los proponentes que no cumplió con los requisitos establecidos. Finalmente, la intervención de la Procuraduría logró detener el proceso de adjudicación. Hace unos días estalló un escándalo tras la publicación de denuncias que comprometen al hijo del alcalde y también sobre la descomunal demanda de conciliación de la empresa Vitalogic.

Autor:
Jairo Puentes Bruges
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (4 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad