Miércoles 09 de Mayo de 2018 - 12:01 AM

La mayoría respira aire contaminado

Columnista: Jairo Puentes Bruges

Un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS, mayo 2/2018) concluye que en el mundo nueve de cada 10 personas respiran aire que contiene altos niveles de contaminantes.

“Las estimaciones actualizadas revelan un número alarmante de muertes de siete millones de personas cada año, causadas por la contaminación al aire libre y la doméstica”. La contaminación domestica es la que ocurre al interior de los hogares y sitios de trabajo o estudio. El informe advierte: “Alrededor de 3.000 millones de personas -más del 40% de la población mundial- todavía no tienen acceso a combustibles y tecnologías de cocina limpios en sus hogares, la principal fuente de contaminación del aire en los hogares”. Recordemos que familias completas han muerto en Colombia y otros países por el monóxido de carbono producido por una combustión incompleta en sus estufas.

En columna de abril (11/2018) citaba este tipo de muertes en los hogares e informes anteriores de la OMS que estimaban en 6.5 millones por contaminación del aire. De tal manera que la situación tiende a agravarse, pues ahora son siete millones. Son enfermedades como “apoplejía, enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón, enfermedades pulmonares obstructivas crónicas e infecciones respiratorias, incluida la neumonía”. Un fenómeno que afecta sobre todo a los más pobres: "La contaminación del aire nos amenaza a todos, pero las personas más pobres y marginadas son las más afectadas", advierte la OMS.

Según el Centro de Terrorismo e Insurgencia de Jane (Washington Post, enero 18/2018), la cantidad de civiles asesinados por terroristas cayó a 18.475 en el año 2017, una caída del 33 por ciento con respecto a 2016”. La mayoría de las fuentes estiman en menos de 20.000 las muertes por terrorismo en el mundo, cifra relativamente pequeña si se compara con los millones que ocasiona la contaminación. Además, mientras las muertes por terrorismo tienen a disminuir aumentan las ocasionadas por la contaminación. No se trata, por supuesto, de minimizar el descomunal impacto de los demenciales actos de terrorismo; pero sí de entender que los problemas ambientales y sus letales efectos no son un invento de los “ambientalistas”, sino una dura realidad que ocasiona la enfermedad y muerte de millones de personas e incalculables daños sociales y económicos.

Autor:
Jairo Puentes Bruges
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad