Miércoles 29 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Sigue pelotera entre autoridades ambientales

Columnista: Jairo Puentes Bruges

La semana pasada el Consejo de Estado negó la solicitud de aclaración presentada por el Área Metropolitana de Bucaramanga (AMB) sobre la sentencia de junio 21 de 2018. Esta sentencia derogó el acuerdo 016 de 2012 que le otorgó funciones de autoridad ambiental en el área urbana al AMB. En respuesta a esta sentencia el AMB señaló (Vanguardia, agosto 23) que “su ejercicio actualmente se encuentra respaldado en la Ley Orgánica No. 1625 de abril 29 de 2013, y bajo este contexto legal, el Área Metropolitana de Bucaramanga continuará ejerciendo las competencias de autoridad ambiental”. La ley 1625 (artículo 7, literal j) establece que las áreas metropolitanas podrán “Ejercer las funciones y competencias de autoridad ambiental en el perímetro urbano de conformidad a lo dispuesto en la ley 99 de 1993”. Y la ley 99 (artículo 66) dispuso: “Los municipios, distritos o áreas metropolitanas cuya población urbana fuere igual o superior a un millón (1’000.000) de habitantes ejercerán dentro del perímetro urbano las mismas funciones atribuidas a las Corporaciones Autónomas Regionales”.

De tal manera que el punto a definir es el número de habitantes legalmente reportado y aprobado. Como anotaba en columna de septiembre 12/2012 (‘Señores Dane: ¿Cuántos habitantes tiene el Área Metropolitana?’) las proyecciones no siempre coinciden con los resultados de los censos. Ahora, es muy probable que cuando se publiquen los resultados del censo de este año el AMB efectivamente supere el millón de habitantes; por lo que recuperaría sus funciones ambientales.

Pero mientras esto se aclara, prosigue la pelotera entre las diferentes autoridades; lo que va en contravía de los establecido por la ley 99 que creó el Sistema Nacional Ambiental; en el que -se supone- sus integrantes deben actuar en forma armónica y coordinada. Por lo mismo, los problemas en la ciudad y el área tienden a agravarse. Sobre el tema de los residuos sólidos y el Carrasco estamos en cero, no se conocen propuestas sobre el tema, después del escándalo Vitalogic. Las corrientes de agua que atraviesan el área son cloacas y poco se sabe sobre el desarrollo de proyectos integrales de recuperación. “La mala calidad del aire dispara casos de enfermedades respiratorias” leo en un estudio liderado por la UIS en cuatro ciudades colombianas, incluida Bucaramanga.

Autor:
Jairo Puentes Bruges
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad