Miércoles 12 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Tragedias sociales en Hidrosogamoso y otras represas

Columnista: Jairo Puentes Bruges

El pasado fin de semana pasé, nuevamente, con mis estudiantes de maestría por La Playa, pueblo de pescadores y campesinos localizado aguas abajo de la represa Hidrosogamoso. Las personas afectadas nos reiteran que su situación se agrava en forma dramática, ante el agotamiento de la pesca y el impacto de los frecuentes cambios de caudal del río sobre sus actividades y propiedades. “Estamos aguantando hambre”. “El río ya no responde a sus ciclos naturales, sino a las necesidades de generación de energía de la empresa”, comentaba una de las pescadoras afectadas. Son numerosas las familias que dependen del río, no solo para la captura de pescado, sino también para actividades agrícolas. El aumento de la humedad y el cambio del microclima afectan, entre otros, la producción agrícola.

En columna de septiembre 13 de 2017, comentaba los efectos sobre campesinos de Betulia.

Los damnificados de La Playa cuentan que -además de los peces- el río les traía piedras de diferentes tamaños que vendían a empresas constructoras. Las represas retienen todo el material que baja, pues se deposita en el sistema y afecta más tarde su vida útil. También reiteraron sus temores por el ruido percibido cuando abren las compuertas, por el aumento del nivel del agua. Son temores justificados, pues en columna de agosto 8 de 2018 citaba el colapso de una represa en Laos que mató a 30 personas y afectó a 16.000. En columna de mayo 2018, citaba otro caso en Kenia. Y el pasado 28 de agosto, otra represa se fracturó en Myanmar (antigua Birmania); fueron evacuadas más de 50.000 personas por la inundación de 100 aldeas. El Ministro de Agricultura de ese país asiático señaló que otras 57 represas están en riesgo de incidentes similares. En Colombia, los gravísimos problemas generados por represas como El Quimbo, Hidroituango y otras más confirman la urgencia de realizar un debate sobre estas obras que algunos desactualizados todavía consideran de desarrollo.

En este sentido la Coordinación Nacional del Movimiento Colombiano en Defensa de los Territorios y Afectados por Represas “Ríos Vivos”, avanza en los preparativos del II Encuentro Nacional a realizarse en Barrancabermeja del 8 al 12 de octubre de 2018, bajo el lema “Construyendo propuestas para una transición energética justa y memoria para la paz”.

Autor:
Jairo Puentes Bruges
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad