Publicidad
Vie Nov 17 2017
21ºC
Actualizado 06:39 pm
Miércoles 16 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

Arenas petrolíferas: ¿el infierno en la tierra?

Columnista: Jairo Puentes Bruges

La organización ambientalista Earth Day Network (y muchas otras) le enviaron -el viernes pasado- una carta al Presidente Barack Obama para agradecer su decisión de aplazar la autorización de construir un oleoducto para llevar a Estados Unidos –desde Canadá- petróleo extraído de arenas bituminosas. Esto, mientras se realizan nuevos estudios ambientales. El oleoducto Keystone XL ha encontrado una enorme oposición en Estados Unidos y el mundo, no solo de grupos de ambientalistas; también de académicos, políticos e incluso de personajes como el famoso actor Robert Redford. Este señaló: "Va en contra de nuestro interés ayudarle a una compañía canadiense a construir un oleoducto sobre el acuífero Oglalla, una fuente importante de agua para millones de estadounidenses". El crudo obtenido de estas arenas (también llamadas aceiteras o petrolíferas) es considerado extra pesado en Venezuela, gran productor después de Canadá.


La diferencia entre el proceso de extracción de este petróleo arenoso y el petróleo convencional es enorme. Este último es extraído a través de pozos, como los de Barrancabermeja; mientras que de las arenas bituminosas, el crudo se extrae por medio de técnicas de minería superficial o subterránea. Por eso, estas explotaciones se asemejan mucho a las de minería a cielo abierto, como la barbaridad que se pretendía realizar en Santurbán. La devastación es total, de ahí el rechazo mundial a estos proyectos. Greenpeace en Canadá advierte: "La explotación de arenas bituminosas es una catástrofe ecológica mundial. Greenpeace les demanda a los gobiernos y a las empresas petroleras cesar la explotación del petróleo más sucio del mundo. Lagos tóxicos, gases venenosos, camiones gigantes devoradores de energía, ríos transformados en vertederos industriales y bosques arrasados. Las arenas bituminosas son lo más cercano al infierno, desde el punto de vista ecológico".


En agosto pasado señalaba el Presidente de Ecopetrol, en un congreso de crudos pesados que se realizó en Bogotá: "Las cada vez más difíciles condiciones para encontrar petróleo ligero, sumadas a los buenos precios del mercado internacional, han hecho ganar espacio a los crudos pesados y extra pesados, especialmente en América Latina". Claro, en la medida en que allá les aprietan las tuercas (como la última decisión de Obama), las petroleras de crudo extra pesado -como ya lo hicieron las mineras- se trasladan con todo a países domesticados, como el nuestro. Aquí pueden hacer lo que allá no les permiten.

Autor:
Jairo Puentes Bruges
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad