Publicidad
Lun Ago 21 2017
27ºC
Actualizado 12:15 pm
Miércoles 22 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

Biocombustibles de segunda generación

Columnista: Jairo Puentes Bruges

El prestigioso colega columnista Sergio Rangel se refiere, el domingo pasado, a mi nota anterior titulada: "Biodiesel de palma no es combustible renovable". Hay que hacer algunas precisiones pues –como anota Rangel- existe mucha desinformación sobre el tema en Colombia. En mi columna simplemente reproduzco una decisión reciente de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA); la misma concluye que este biodiesel "no puede catalogarse como renovable". Y que, por consiguiente, las empresas petroleras no "pueden utilizarlo para cumplir con las normas de combustibles renovables". También publicaciones europeas de 2012 advierten: "las emisiones de gases invernadero de biocombustibles de palma aceitera, soya o colza (no solo de palma), son más altas que las de los combustibles fósiles"; cuando se analizan sus ciclos de vida (EurActiv).


Estas publicaciones ya crearon olas. Una noticia reciente informa que Airbus, segundo fabricante mundial de aviones, planteó que la Unión Europea debe abandonar los incentivos al uso de biodiesel en transporte terrestre y apoyar el uso de bioqueroseno en aviones. La tendencia es utilizar mezclas con aceite de plantas no usadas en la alimentación, como la Jatropha curcas. No es que se cuestione el combustible de palma para promocionar otros como la soya (también alimentario), como señala Rangel. Lo que se ha propuesto en el ámbito mundial –hace rato- es dejar atrás los Biocombustibles llamados de Primera Generación (basados en plantas usadas en alimentación humana) y pasar a promover aquellos que no usan tierras ni consumen plantas de uso alimentario. Es decir, Biocombustibles de Segunda y Tercera Generación; producidos a partir de residuos agrícolas o urbanos, plantas no alimenticias o micro algas.


Mi columna anterior destaca la urgencia de reflexionar sobre la conveniencia de continuar incentivando la expansión de cultivos de palma en Colombia; frente a un contexto que no favorece un aumento de la demanda, sino todo lo contrario (por razones ambientales y de salud pública). En un escenario de alta oferta y demanda a la baja, los primeros perjudicados con la caída de precios son los palmeros tradicionales, como los de Puerto Wilches ¿Por qué no explorar alternativas diferentes a la palma, como Jatropha, higuerilla o Sacha Inchi? ¿Por qué no apoyar proyectos oleo químicos orientados a producir derivados de mayor valor que los aceites? Ahí es donde está el negocio en los tiempos que corren.

Autor:
Jairo Puentes Bruges
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad