Publicidad
Vie Nov 24 2017
20ºC
Actualizado 09:30 am
Miércoles 04 de Abril de 2012 - 12:01 AM

La UIS en su encrucijada

Columnista: Jairo Puentes Bruges

Un editorial de Vanguardia Liberal de marzo 29 hacía referencia  a la incertidumbre existente en la Universidad Industrial de Santander frente a la próxima elección (¿o reelección?) de su rector. El editorial empezaba recordando “la percepción del deterioro de la UIS, reflejado en los bajos índices de su presencia nacional”.  Es un tema que trasnocha desde hace rato a la comunidad UIS ya que –efectivamente- resulta alarmante su caída en los rankings universitarios publicados. Estos evalúan los aportes al conocimiento que realizan las universidades en términos de producción científica y tecnológica y el impacto de los mismos sobre el  desarrollo de las sociedades.  Universidades que no investigan ni tienen ninguna incidencia sobre la sociedad, universidades que se limitan a sentar nutridos grupos de estudiantes para dictarles clases y punto, no son universidades, son  Escuelitas de Doña Rita.    


El editorial advierte que no se observa en la UIS  un propósito de remediar las falencias detectadas, ni tampoco de aprovechar la elección del nuevo rector para generar un profundo debate sobre las alternativas  a seguir. En todo caso, después de un “atropellado proceso” se inscribieron 10  candidatos a la rectoría (ocho hombres y dos mujeres), entre ellos el actual rector y el vicerrector administrativo, percibidos por la opinión como representantes del continuismo.   


Hoy se percibe en la UIS  una profunda fractura entre los diferentes estamentos universitarios; una situación que no beneficia a la universidad más importante del oriente colombiano. De ahí que la tarea más urgente que le espera al nuevo rector es la recuperación de la armonía y canales de comunicación que deben existir entre los diferentes estamentos universitarios. Los problemas que asedian a la Universidad no los solucionará una sola persona; se requiere un trabajo de equipo. Los riesgos para las universidades van desde propuestas oficiales (derrotadas afortunadamente) de crear “universidades con ánimo de lucro” hasta  la infiltración de vándalos que deslegitiman los movimientos pacíficos y democráticos que florecen en el entorno académico.  Y estos grupúsculos de desadaptados no van a desaparecer  a través de la simple militarización de la universidad, sino creando acuerdos globales para desterrar definitivamente a los violentos. Acuerdos entre estamentos, que han permitido la recuperación de universidades con mayores dificultades que la UIS, son posibles; recordemos el caso del rector Carlos Caicedo (actual alcalde de Santa Marta) en la Universidad del  Magdalena.

Autor:
Jairo Puentes Bruges
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (8 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad