Publicidad
Jue Ago 24 2017
22ºC
Actualizado 07:13 pm
Lunes 31 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Dejar de tomar es la solución

Estoy viviendo un verdadero infierno porque mi esposo es alcohólico. Por insinuación de una amiga que vivió mi mismo caso estoy asistiendo a Al-anon, un grupo que orienta y apoya familiares de alcohólicos. Ha sido una experiencia hermosa. Sigo buscando ayuda porque no quiero perder mi matrimonio.

Cuando lo conocí me pareció un hombre agradable, inteligente, simpático, con quien podría más adelante formar un hogar. Me casé pero pasado el tiempo no cambio. Ha tenido problemas en la empresa donde labora como Ingeniero residente y para completar en nuestro hogar, porque no soporto verlo borracho.

Quisiera saber de qué otra forma le podría ayudar, porque lo amo y deseo ser mamá. Espero sus comentarios. Muchas gracias.

Respuesta
Distinguida señora: Observo que ha tomado el camino adecuado para contribuir de manera eficaz en la toma de conciencia de su esposo sobre la enfermedad que padece asistiendo a los grupos de Al-anon que le permitirán conocer en toda su dimensión las características y efectos del alcoholismo. Lo fundamental ha de ser lograr que su esposo acepte su enfermedad para dar inicio a su tratamiento.

Es un orgullo contar con esposas o cónyuges que se aferran a la esperanza de luchar para evitar una separación. Ya dio el primer paso. Ahora mantenga la fe viva, persevere y haga sentir a su esposo lo valioso que es, para que cuando menos imagine reconozca su verdad y luche por su recuperación. ¡Adelante!

Reflexión
Siempre habrá una luz en el oscuro camino de todo alcohólico. Él está convencido que tomar es parte de su vida pero desconoce que con cada trago recorta la posibilidad de alcanzar su realización persona, familiar y social.

Un alcohólico motivado y apoyado será transformado espiritualmente con la mágica influencia de la comunidad que le recibe con los brazos abiertos para mostrarle un camino de autocuración y absoluta sobriedad.

Esa recuperación total del alcohólico parte del conocimiento y puesta en marcha de doce pasos donde admite su impotencia para controlar la bebida. Reconocerá en Dios al ser superior que le ayudará en este proceso.

Luego de aceptar la naturaleza de sus defectos estará en condiciones de pedir su liberación para reparar o enmendar el daño causado a las personas que le rodean.

He ahí la contribución de los profesionales de la salud que comprenden y apoyan este proceso que devolverá al enfermo alcohólico la oportunidad de vivir, amar y ser feliz.

Publicada por
Contactar al periodista
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad