Publicidad
Dom Ago 20 2017
20ºC
Actualizado 07:21 pm
Lunes 14 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

Bienvenida la vejez

Ha sido para mi muy duro aceptar que los años no vienen solos. Estoy enfrentando complicaciones en mi salud y mi vitalidad se ha visto amenazada por la diabetes, la hipertensión arterial y mareos frecuentes.

Estoy en manos de varios médicos que buscan restablecer mi salud por lo que sigo al pie de la letra sus indicaciones.

Mi esposa y los dos hijos han estado pendientes de mí. Si algo me llegara a suceder moriría tranquilo, porque cumplí ese compromiso que hice ante un altar hace 40 años.

Aunque cuento con 65 años aún siento esas ganas de trabajar, de no quedarme quieto. He sido un ejemplo para mis hijos y hasta el último instante lo seguiré siendo.

Agradezco se me de la oportunidad de expresar lo que me pasa y dejar un mensaje a personas que como yo, hemos llegado a la vejez sin darnos cuenta. Doy gracias por esta oportunidad.

Respuesta
Distinguido señor: Usted le ha cumplido a la vida porque con sus actos sigue siendo un ejemplo de fortaleza, perseverancia y responsabilidad.

Los años no pasan en vano. Envejecemos con el paso del tiempo pero nuestra fuerza interior impulsa a la voluntad seguir adelante sin desfallecer.

Jamás descuide las indicaciones de los médicos para preservar su salud. Aunque padezca ciertas afecciones, estas al ser controladas le darán la oportunidad de llevar una vida tranquila, colmada de paz, alegría, entusiasmo y mucho amor.

Acójase a su bella familia que se ha de convertir en el motivo más importante para luchar y vivir.

Dios colme de bendiciones su vida y le permita disfrutar y contemplar todo aquello que ha logrado edificar en el transcurso de su existencia. ¡Felicitaciones!

Reflexión
La vejez es sinónimo de conocimiento, experiencia, vivencia, maestría o sabiduría; el entendimiento realista y objetivo que con sentido común visualiza lo que es, ha sido y seguirá siendo su paso por la vida.

Reconocer esta verdad no es fácil porque muchos siendo viejos se creen jóvenes y actúan como tal, irradiando la imagen de una persona inmadura y necia, que hace lo que quiere sin medir las consecuencias, porque sienten que su cuerpo y mente responden como ayer a sus exigencias, exageraciones y actuaciones sin límite.

En el silencio de su propia mente, meditando ante los ojos de Dios, reconozca que ¡llegó a la vejez!. Disfrute sanamente esta etapa fundamental de su existencia.

Publicada por
Contactar al periodista
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad