Publicidad
Dom Oct 22 2017
20ºC
Actualizado 05:55 pm
Lunes 09 de Enero de 2012 - 12:01 AM

Aprenda de sus experiencias

Podría decir que perdí al hombre de mi vida. Todo ocurrió porque me volví celosa, intensa como él me lo decía. Teníamos una relación de noviazgo de más de 4 años. Debo aclarar que mi desconfianza se debió a varias infidelidades que descubrí y por las cuáles comenzaron los problemas.

Yo soy ingeniera industrial, muy seria, fiel, respetuosa, responsable con la relación mientras él se convirtió en un irresponsable y mentiroso. Con decirle que luego de 2 meses de habernos separado y negar otro tipo de infidelidad, ayer me enteré que se cuadró con una jovencita con quien llevaba una relación hace más de seis meses.

A pesar de todo esto me hace falta. Habíamos planeado casarnos a principios de éste año y todo se desbarató hace 4 meses. Quisiera saber cómo me lo saco de mi corazón para que no me duela.

Respuesta
Distinguida señorita: Se ha puesto a pensar ¿qué habría pasado si luego de casarse descubre que aquel hombre a quien recibió como su esposo ante un altar mantiene una relación afectiva con otra mujer? He ahí que la decisión fue correcta.

Sería ilógico pensar que admitiera las infidelidades como parte de su vida. Él debió asumir con responsabilidad el manejo de la relación de noviazgo evitando involucrarse con otra persona, creando las condiciones para formalizar un matrimonio digno, bendecido por Dios e inmerso en principios y valores sólidos.

Admita esta oportunidad como algo maravilloso y manos a la obra. La felicidad tocará su puerta cuando menos imagine.

Reflexión
Acepte de una vez por todas que ha quedado libre, exenta de la influencia negativa de aquel ser que no le valoró. Reconozca que quien decía amarle se aprovechó de su buena fe y terminó haciendo lo que quería, es decir, conservando su soltería para seguir disfrutando aquella vida de lujuria y desorden que tal vez había instaurado como parte de su existencia.

Aproveche la maravillosa oportunidad que recibe para replantear lo que quiere ser y hacer hacia el futuro. Resulta ilógico sufrir, llorar y sentir que la vida se acabó cuando terminó el calvario de una relación que vulneró su dignidad.

Deje que todo fluya naturalmente y prepárese a reconocer en el momento menos esperado aquella persona que le pueda brindar esa estabilidad, amor y felicidad que merece vivir. Basta creer, aprender y asumir cuando debe y como debe para obtener lo que desea.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad