Domingo 20 de Abril de 2014
Publicidad
Publicidad
Jorge Eliecer Díaz Wilches
Patrocinado por:
Lunes 24 de Diciembre de 2012 - 12:01 AM

Llegó Navidad

Autor: Jorge Eliecer Díaz Wilches

Hoy siendo adulto recuerdo con alegría las épocas de Navidad. La reunión familiar, el rezar la novena, echar pólvora sobre todo las chispitas mariposa y los totes. Eso sí, con el acompañamiento responsable de mis padres. Comer buñuelos, empañadas y la sabrosa natilla era el complemento con los villancicos de tan especial celebración. Con mi hermano nos sentíamos felices esperando los regalos el 24. Frente al pesebre nos hacían comprometernos a mejorar en el colegio o dejar de pelear,  a querernos y respetarnos. ¡Qué épocas aquellas!
Doy gracias a Dios por haberme dado una familia unida y feliz, donde mis padres me inculcaron valores y principios para poder a su lado realizarme y hacer lo que hoy soy. Hace 3 años me casé y tengo una pequeña hija de año y medio a quien espero darle parte de lo que aprendí y mucho más.
Deseo a sus lectores Feliz Navidad y próspero año nuevo.

RESPUESTA
Estimado señor: Bendita sea la familia que ha logrado conformar. Navidad como usted plantea es época de reflexionar quiénes somos y hacia dónde nos dirigimos. Es momento propicio para perdonar y reconciliarnos con quienes hemos tenido dificultades. El primer paso ha de ser reconocer nuestras imperfecciones humanas y buscar por todos los medios erradicarlas de nuestra vida.
Mientras subsista en la persona el deseo de ser más y mejor, brillará esa luz de esperanza y amor que le permitirá crecer, trascender y dejar huella en cada paso que dé.
Siga siendo ese digno ejemplo ante su esposa e hija y exalte con fe viva y amor encendido la lucha de quienes hicieron de usted un gran ser humano. Feliz Navidad.

REFLEXION
Estamos llamados a disfrutar esta hermosa época de Navidad donde exaltamos el digno ejemplo de una “Familia Santa” que  a pesar de las dificultades del camino, supo afrontar con fortaleza, templanza y amor el reto existencial de su tiempo y dio como resultado el advenimiento de Jesús.
Alrededor del pesebre reconocemos nuestra humanidad, nuestras fortalezas, talentos especiales, al igual que las flaquezas, debilidades e imperfecciones. Es momento de cambio, de perdón y reconciliación.
Estrechemos lazos de amistad y defendamos la familia por encima de todas las cosas del mundo. Veamos en cada uno de nuestros hijos aquel ser maravilloso que naciera en un pesebre y busquemos los medios para que se formen autónomos, responsables, emprendedores y felices. ¡Manos a la obra!

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones