Jueves 27 de Noviembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Jorge Eliecer Díaz Wilches
Patrocinado por:
Lunes 28 de Enero de 2013 - 12:01 AM

Sí es posible ser feliz aunque no lo crea

Autor: Jorge Eliecer Díaz Wilches

El próximo 2 de Febrero me casaba. Todo se desbarato porque encontré al hombre que pensaba que me respetaba y amaba, estaba con dos mujeres en el apartamento que habíamos comprado para vivir juntos.

El dolor que siento nadie lo puede imaginar porque centré mi futuro en un hombre al cuál pensaba conocer luego de 2 años de noviazgo.

A raíz de lo sucedido suspendí la boda, hice devolución de regalos y pasé la vergüenza más grande de mi vida.

Quisiera desaparecer del mapa, de la vida, porque ya nada tiene sentido. Mis ilusiones se desboronaron en un instante a causa de su infidelidad.

Dígame doctor Jorge Eliécer ¿cómo podré superar esta desilusión? ¿Será posible hallar en mi camino alguien que valga la pena y no se burle como lo hizo aquella persona en quien tanto confié?

Respuesta
Por circunstancias especiales de la vida usted podrá replantear el porvenir, ya que descubrió un engaño que de no ser así, se convertiría en su tristeza e infelicidad. 
 
Es hora de mostrándose fuerte, valiente, serena, proactiva, dándole una lección de rectitud y dignidad a quien no supo controlar sus instintos y se dejó llevar por la pasión del momento sin medir las consecuencias.

Sea de aquellas mujeres que trascienden a través del sufrimiento, evitando verle como una calamidad o tragedia  transformando este dolor en especial oportunidad de crecimiento, asumiéndolo como una prueba para demostrar lo capaz que puede ser en su más inmediato futuro.

Prepárese para demostrarle lo que perdió, cierre lo ojos y piense: Soy una mujer maravillosa que merece ser feliz. Dejaré que Dios coloque en mi camino un hombre bueno, que se convierta en mi complemento, en mi alegría, y realización.

Siempre que sobrevenga la tristeza, el dolor, la desilusión ¡cierre los ojos! y piense: ¡Yo soy feliz!.

Reflexión
La fidelidad induce obrar rectamente sin permitir perturbaciones, manipulaciones o pensamientos que puedan persuadir o traicionar la confianza de quien se dice amar.
A la fidelidad le mueve un amor sincero, puro, verdadero, que aleja de su ser todo aquello que pueda modificar o alterar su recto proceder.

Difícil resulta perdonar una infidelidad. Es un proceso que dura mucho tiempo incluso ¡toda una vida!. Se ha preguntado ¿por qué soy infiel? ¿Qué debo hacer para evitar volver a fallar? Busque ayuda profesional. Hágalo si aspira recuperar la confianza de quien dice amar.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones