Sábado 25 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Jorge Eliecer Díaz Wilches
Patrocinado por:
Lunes 18 de Marzo de 2013 - 12:01 AM

Bendita sea la mujer

Autor: Jorge Eliecer Díaz Wilches

Soy un hombre afortunado al contar con una familia conformada por 4 mujeres es decir mi madre y mis tres hermanas mayores. Mi padre falleció cuando yo tenía 5 años.
Hoy siendo casado y profesional  siento que recibí desde pequeño todo el amor y dedicación de mujeres maravillosas que formaron en mí a un hombre honesto, respetuoso y responsable.
Es bueno pensar ¿qué sería de la vida sin la existencia de las mujeres? Ellas le dan ese toque de belleza y ternura, de amor y entrega generosa. Dios les doto del Don de la procreación lo cuál les permite ser especiales.
Por lo tanto, nada justifica que se les irrespete mucho menos se les maltrate como ha venido pasando últimamente en diferentes partes del país.
Mi carta es para exaltar su valor e invitar a todos los hombres para que defendamos por todos los medios al ser más hermoso de la creación “la mujer”. Feliz día.
 
RESPUESTA
Distinguido señor: Grato es recibir mensajes de reconocimiento a un ser único y especial que merece todo nuestro cariño y agradecimiento como complemento y esencia de la vida del hombre.
Tuvo el privilegio de contar con 4 seres maravillosos que forjaron en usted principios y valores que serán el fundamento de su conducta y la base de la misión que Dios ha colocado sobre sus hombros.
Siga siendo ese vivo ejemplo de respeto y consideración por aquellas bellas mujeres que dedicaron su vida para formarle integralmente y brindarle la oportunidad de triunfar y ser feliz al lado de su esposa y aquellos hijos que luego vendrán. Gracias querido amigo.

REFLEXION
Estimado señor: Dios ha hecho de la mujer su otro yo, porque sin lugar a dudas el hombre necesita un complemento idóneo para ser feliz.
Reflexionemos sobre la esencia y valor de una mujer, quien posee Dones únicos y especiales representados en su humanidad tanto física, emocional, intelectual como espiritual.
Implica reconocer que viene dotada de una sensibilidad propia de su género predispuesta para dar y recibir afecto, detalles, cariño, interés, dulzura, cuidado, pasión y mucho amor.
Pero, se ha tejido en torno a ella una malévola tendencia a quebrantar de manera violenta su bella humanidad porque algunos pretendiendo ser sus dueños o queriéndoles manipular las insultan, maltratan, lastiman, lesionan e incluso matan.
Cambiemos éste panorama y seamos ejemplo vivo de respeto, cuidado, delicadeza y amor hacia la mujer.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (2 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones