Jueves 31 de Julio de 2014
Publicidad
Publicidad
Jorge Eliecer Díaz Wilches
Patrocinado por:
Lunes 17 de Junio de 2013 - 12:01 AM

Los hijos son nuestra responsabilidad

Autor: Jorge Eliecer Díaz Wilches

¿Qué podemos hacer los padres y maestros para inculcar en los muchachos una conciencia clara sobre el valor de la vida? ¿Nos estaremos volviendo indiferentes ante la cultura de la muerte que ha cobrado muchas víctimas?

Soy maestro y estoy aterrado al ver como en el cementerio reposan muchos jóvenes que por tirárselas de machos y valientes terminaron con una vida colmada de múltiples oportunidades. Los padres de familia  debemos estar pendientes de los hijos compartiendo con ellos sus inquietudes, demostrándoles que nos interesan, guiándoles con acierto y respeto, conociendo sus amigos, sacándoles a cine, caminar, comer helado, a jugar y compartir momentos especiales. Ellos son nuestra responsabilidad.


RESPUESTA
Distinguido maestro: Duele pensar como tantos jóvenes y adultos han terminado su vida de manera trágica luego de formar parte de riñas o de peleas callejeras que pudieron ser controladas o evitadas.

Muchos de ellos se dejaron influenciar por la mala fe de otros quienes estimulan este tipo de situaciones, sin que nadie ponga de su parte para frenar esa carrera hacia la muerte.

Iniciemos una campaña contra la violencia facilitando la recuperación de valores humanos y sobrenaturales al interior de la familia. Trabajemos como un equipo interdisciplinario con las instituciones educativas donde se forman nuestros hijos. Digamos: ¡Sí a la vida! rechazando la violencia en todas sus manifestaciones.


REFLEXIÓN
Equivoco resulta considerar cobarde a quien por su cordura no agrede. Quien evita la violencia enseña, quien la estimula destruye, porque carece de conciencia sobre las consecuencias que se derivan por su irracional proceder.

Siendo espectadores de una problemática irrefrenable de violencia intrafamiliar debemos tomar carta en el asunto creando las condiciones para estimular la vivencia de principios, valores y virtudes al interior del hogar.

Somos espejo en el cuál los hijos se reflejan. Aprendamos a dialogar. Sigamos al pié de la letra el protocolo: Primero: Saber escuchar, con atención y sin interrupción. Segundo: Comprender es decir tener un concepto claro de lo que dice. Tercero: Aceptar o valorar la posición del otro (aunque no estemos de acuerdo). Cuarto: Demostrar respeto, como resultado de tal ejercicio y por último: Opinar o hablar para resolver conflictos y lograr acuerdos.

Unamos fuerzas con las instituciones educativas y luchemos sin desfallecer siendo abanderados de tolerancia, prudencia, respeto, paz y amor a nuestro alrededor. De ahí se fundamenta la frase que dice: Casa de padres ¡escuela de hijos!.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones