Publicidad
Sáb Sep 23 2017
21ºC
Actualizado 07:35 pm
Lunes 17 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Recuperación de un cáncer terminal

Columnista: Jorge Eliecer Díaz Wilches

Soy paciente con cáncer de colon. Cuando me fue detectado y luego de múltiples exámenes determinaron que yo tenía III estadio. Asistí durante siete meses a muchas sesiones de quimioterapia y luego radioterapia, Al final determinaron que había eliminado el tumor que tenía.
Mi familia compuesta por mi esposo, mis dos hijos de 17 y 12 años, mis padres han sufrido mucho. 
Graciasal acertado tratamiento que me indicaron los médicos especialistas en oncología, el personal de enfermeras y al acompañamiento permanente de un orientador familiar pude soportar las etapas en que me sentí al borde de la muerte.
Entendí que para lograr el buen funcionamiento de mi sistema inmunológico requería control de mis emociones, serenarme, sentir el apoyo de mi familia y creer en los médicos que me atendían. Gracias a Dios y todos ellos por mi recuperación. 

RESPUESTA
Distinguida señora: He ahí el testimonio de quien a pesar de la gravedad de su enfermedad supo afrontar momentos difíciles. Ante todo creyó, confió en los médicos que le atendían y asumió con fe y esperanza vivas el desarrollo del tratamiento. 
De igual forma debemos exaltar el positivo acompañamiento de la familia que siempre demostró su preocupación escuchándole, motivándole y brindándole toda su atención y amor. 
El apoyo dado a través del orientador familiar fue de suma importancia ya que logró afianzar los niveles de comunicación entre paciente, familia y médico, generando un clima de tranquilidad y armonía. 

REFLEXIÓN
Ante la incredulidad es apremiante aceptar, creer en su recuperación y conservar la fe viva. He ahí el comienzo de un proceso de rehabilitación exitoso, estimulando neurotransmisores como la serotonina que regulan el estado de ánimo, la ansiedad, el sueño, el apetito, el dolor y la presión arterial. 
Le acompañan otros agentes químicos como la endorfina, dopamina y oxitocina, los cuales se activan al cantar, bailar, recordar y compartir momentos inolvidables, recibir masajes, experimentar amor, pasión, ver películas que le hagan reír como el humorista Ingles Míster Been o Cantinflas y recibir abrazos entre otros.  Difícil resulta confiar en la erradicación de la enfermedad.
Pero sí es posible al seguir las indicaciones de los médicos generando espacios de comunicación más cercanos, eliminando el cortisol como agente químico del estrés y estimulando la producción de aquellos neurotransmisores que facilitarán el restablecimiento de la salud en el paciente. 
Acepte, crea y agradezca. Dios le acompañe. 

Autor:
Jorge Eliecer Díaz Wilches
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad