Publicidad
Mié Dic 13 2017
22ºC
Actualizado 05:55 pm
Lunes 20 de Noviembre de 2017 - 12:01 AM

Jamás resuelva los problemas de sus hijos

Columnista: Jorge Eliecer Díaz Wilches

Reconozco que he sido muy intensa con mis hijos de 17 y 20 años. Como estudian en la universidad, vivo pendiente de ellos incluso por el celular. Cuando no me contestan les aparezco donde están y no les pierdo de vista ni un momento.
Como tienen noviecita, las investigo desde sus padres hasta sus amigos más cercanos. Tanto ellos como mi esposo dicen que deje de ser tan cansona porque no los estoy dejando tomas sus propias decisiones. Yo los amo y no quiero que les pase nada.
Desde que nacieron he permanecido a su lado cuidándolos, ayudándoles con su presentación, las tareas, su diversión. Mi esposo es muy responsable y bueno, pero mis hijos son mi razón de ser.
Quisiera saber si estoy exagerando con mi comportamiento. Mil gracias.

RESPUESTA
Estimada señora: Sin pretender dejarles hacer lo que quieran, es primordial enseñarles a pensar bien para que a través de su autonomía y criterio propio logren asumir las circunstancias o dificultades que se presenten en el transcurso de sus vidas, siendo ellos mismos quienes tómenlas decisiones. Sus hijos ya crecieron.
Tanto usted como su esposo inculcaron a través del ejemplo principios y valores que serán fundamento esencial para resolver de manera sensata y oportuna sus problemas. Suéltelos, déjelos ser ellos mismos. Llegó la hora de permitirles asumir su libertad con responsabilidad sin alejarse, más bien escuchándoles y orientándoles con cariño y cercanía que ante todo papá y mamá les pueden dar. ¡Manos a la obra!.

REFLEXIÓN
Padres de familia: Crecemos a través de nuestros hijos cuando les enseñamos desde temprana edad a ser autónomos, honestos, justos y disciplinados en su comportamiento ético y virtuoso.Tenemos el sagrado compromiso de formarles para que asuman a través de la razón una voluntad firme y decidida que les impulse tomar las mejores decisiones en el transcurso de sus vidas.
Muchos niños, jóvenes y adultos han crecido en un mundo “facilista” del menor esfuerzo, que todo lo alcanzan con solo pedirlo y, peor aún, a un “click” por la era de la tecnología. La pérdida de valores en la familia ha sido evidente.
¿Dónde ha quedado la exigencia, los límites, el compromiso y cumplimiento de las obligaciones en los hijos? ¡Haga un examen de conciencia y actúe como debe ser ahora mismo! Porque mañana puede ser demasiado tarde. 

 

Autor:
Jorge Eliecer Díaz Wilches
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad