Publicidad
Sáb Oct 21 2017
22ºC
Actualizado 06:34 pm
Domingo 09 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

“Mi hijo no me obedece”

Columnista: Jorge Eliecer Díaz Wilches

Tengo un hijo de 9 años. Últimamente le ha dado por contestar, decir mentiras y descuidar el estudio. Lo he reprendido por todos los medios incluso, le tuve que pegar porque me irrespetó. Me acusó ante mi esposo, quien sin mediar discusión ni hablar conmigo le dijo: “No le pare bolas a su mamá”. Fue doloroso escuchar a mi hijo diciéndome: “Mamá, usted es muy mala”. Nunca me obedece. Mi esposo anda de “compinche” con él e incluso le permite que salga con los amigos sin hacer tareas ni colaborar en la casa.

Respuesta
Estimada señora: Su hijo hábilmente hizo alianza con el papá, quien sin darse cuenta permite romper normas, burlarse de la autoridad y hacer lo que quiere sin limitación.

Siéntese a dialogar con su esposo fuera del hogar, en un lugar cómodo y tranquilo. Conversen sobre su hijo, expresándole la preocupación por su formación hacia el futuro. Hágale ver los beneficios que recibe al contar con unos padres que se preocupan por él, que se ponen de acuerdo para evitar que más adelante se les salga de las manos. Jamás permitan mentiras ni groserías, mucho menos irrespetos. .

El excesivo amor daña. Hay que fijar límites y exigir con firmeza, disciplina y amor respeto y consideración por los demás.

Reflexión
Papá y mamá serán uno solo, inmersos en el cumplimiento de la misión sagrada de formar a sus hijos, para que se conviertan en seres responsables, autónomos, exitosos y felices.

Aprenderán a ser pacientes,  tolerantes, firmes pero flexibles, evitando desautorizaciones e incentivándoles a encontrar soluciones a los obstáculos que aparezcan en el transcurso de sus vidas.

Cuando ellos interioricen dichas normas sabrán obrar, pensarán antes de actuar y se convertirán en personas seguras de sí mismas, dispuestas a creer, luchar, perseverar, aceptar, corregir o emprender nuevas opciones para enfrentar el porvenir.

El ejemplo arrastra. Serán desde su concepción maestros o facilitadores del camino existencial de aquel regalo maravilloso que Dios ha colocado sobre sus hombros.

Autor:
Jorge Eliecer Díaz Wilches
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad