Publicidad
Jue Ago 17 2017
26ºC
Actualizado 01:58 pm
Lunes 10 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Me preocupan sus celos

Columnista: Jorge Eliecer Díaz Wilches

Hace 5 años me casé con una mujer a quien admiro como persona y profesional. Yo soy independiente y tengo una empresa de Ingeniería.
En los primeros años nuestra relación fue agradable, alegre y llena de satisfacciones, pero de un momento a otro todo cambió. Ella se volvió celosa, insegura, intensa, intranquila, amargada. Decidí escribirle porque hace unos días recibimos la grata noticia que mi esposa estaba embarazada. Estamos felices pero ella expresa que si yo le fallo las voy a perder. No se cómo hacerle entender que la amo y jamás le fallaré. Ayúdeme por favor.

Respuesta
Distinguido señor: ¡Felicitaciones! Esa bella criatura que está por nacer traerá grandes satisfacciones, alegría, entusiasmo y mucho amor. Es la oportunidad para vencer desconfianzas e inseguridades. Estará más cerca de ella, dialogarán, se ilusionarán con su nacimiento y buscarán espacios para compartir en pareja como el cine, caminar, asistir al curso psicoprofiláctico etc.
Ya no solo le hablará a su esposa sino a ese bello ser que se forma en su interior. Cuando lo haga coloque su mano en el vientre y con un tono suave, sereno y agradable dígale: Mi vida: aquí está tu papito ansioso por conocerte y darte todo su amor. Abrace a su esposa y dígale: Eres lo más importante de mi vida. Bendita seas por ser mamá.

Reflexión
Difícil resulta tolerar a una persona que no se controla a si misma. Impulsos y emociones le llevan a expresar de manera imprudente lo que piensa o siente sin medir las consecuencias de sus palabras o acciones.
Usted tiene un compromiso sagrado: ¡Ayúdele! Está en sus manos facilitar su recuperación creando las condiciones para que se sienta tranquila, alegre, segura y feliz. Aléjese de todo aquello que le irrita, entristece o preocupa. Evite por todos los medios que terceros dañen su relación matrimonial.
El diálogo se convertirá en facilitador de tal condición escuchándole con atención y sin interrupción, comprendiéndole, valorándole y dándole razones lógicas para que aleje de su mente y su corazón la desconfianza e inseguridad.  
Cuando un hijo está por nacer acrecienta su sensibilidad lo cuál implica mayor dedicación, manifestaciones de cariño, palabras dulces, detalles desde lo más simple hasta lo más trascendente.
Dé gracias a Dios por ese regalo que viene de lo alto, el cuál se convertirá en uno de los motivos más importantes para luchar y vivir. ¡Manos a la obra!

Autor:
Jorge Eliecer Díaz Wilches
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad