Publicidad
Lun Sep 25 2017
26ºC
Actualizado 02:23 pm
Lunes 09 de Abril de 2012 - 12:01 AM

Debo aceptar el pasado

Columnista: Jorge Eliecer Díaz Wilches

Luego de 2 años de matrimonio comenzamos a tener fuertes altercados, los cuáles han venido deteriorando nuestra relación. Todo marchaba muy bien hasta que tuvimos una conversación con mi esposo sobre mi pasado. Le comenté de un novio que tuve cuando la empresa me trasladó por comisión al Perú. Parece mentira, pero desde aquel momento se obsesionó con el tema. Quiso saber quién era, cómo era, qué labor desempeñaba, si hemos seguido conversando y qué pasó con nuestro noviazgo. Me pregunta qué hacíamos, a dónde  salíamos y si en mis periódicas visitas e ése país he vuelto a verlo y tener algo con él.
Dice que está luchando para olvidar mi pasado y que lleva un tiempo superar lo que siente. ¿Será posible que acepte lo que viví y reconozca que me casé para ser feliz, para darle todo mi amor, para morir a su lado?

Respuesta
Distinguida señora: Su sinceridad la llevó a compartir un pasado del cual pensó jamás afectaría su relación matrimonial. Sin embargo abrió una puerta para desencadenar un alto grado de inseguridad que se mantenía oculto.
Al compartir tales experiencias afloró en su esposo su inestabilidad emocional y transformó la imagen de confiabilidad y seguridad que le transmitía en desconfianza, suspicacia, sospecha, duda, temor, incredulidad y celos.
Ya que tiene claro lo que quiere debe dotarse de tolerancia, perseverancia y mucho amor para devolver ese grado de tranquilidad, confianza y seguridad comprometiéndose mutuamente a dejar ese pasado atrás, viviendo a plenitud el presente, complementándose y creciendo juntos y buscando los medios para disfrutar el porvenir a plenitud.   

Reflexión
La fijación obsesiva de una situación desencadena un alto grado de inseguridad, desconfianza e intranquilidad. Hay que recuperar la comprensión, el respeto y confianza mutua para devolverle a la relación aquella magia que les unió desde que se conocieron.
Cuando aparezcan en su mente dichos pensamientos, ideas o imágenes cierre los ojos, respire lenta y profundamente y dígase: El pasado ya pasó nada me afecta ¡me siento tranquilo, alegre y seguro! Estoy con la persona que amo. Abra los ojos. El ejercicio durará entre 30 a 50 segundos.
Automáticamente generará un bloqueo de sus pensamientos negativos produciendo un cambio positivo en las actividades que realiza.
Retomen salidas juntos al cine, caminar, bailar, jugar, leer, escuchar música.  Es el comienzo de una nueva etapa en sus vidas reafirmando que lo pasado… ¡pasado queda! Vivan su presente a plenitud.  

Autor:
Jorge Eliecer Díaz Wilches
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (4 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad